El Grupo de Lima rechaza las parlamentarias anticipadas en Venezuela porque solo buscan "disolver" el Congreso

Publicado 08/11/2019 21:48:10CET

Los países firmantes piden a Cuba "ser parte de la solución a la crisis" en Venezuela

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Grupo de Lima ha rechazado este viernes la intención del Gobierno de Nicolás Maduro de celebrar unas elecciones parlamentarias anticipadas por considerar que su único fin es "disolver" la Asamblea Nacional, actualmente controlada por la oposición venezolana, subrayando que no se dan las "condiciones adecuadas" para celebrar unos comicios "libres".

Los ministros de Exteriores de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Paraguay y Perú se han reunido este viernes en Brasilia para ratificar su apoyo al autoproclamado "presidente encargado" de Venezuela, Juan Guaidó, y a la Asamblea Nacional "como autoridades legítimas y democráticamente electas".

Esta vez, el Grupo de Lima se ha referido a la intención del Gobierno de Maduro de celebrar las elecciones parlamentarias a principios de 2020, en vez de a finales del próximo año, como vía de solución de la crisis política que sufre Venezuela.

Estos diez países han advertido de que "el único fin es disolver la Asamblea Nacional legítima y democráticamente electa" en diciembre de 2015, cuando la oposición obtuvo una histórica victoria en las urnas tras catorce años de 'chavismo'.

"Solamente el pleno restablecimiento de la democracia permitirá superar la crisis", han indicado, subrayando al mismo tiempo que actualmente no sean las "condiciones adecuadas para la realización de elecciones libres".

También se han posicionado en contra del acuerdo alcanzado el pasado mes de septiembre entre el Gobierno y la oposición minoritaria para retomar el diálogo después del último intento fallido entre los representantes de Maduro y la oposición mayoritaria, que capitanea Guaidó.

"La autodenominada 'Mesa Nacional' del régimen ilegítimo no ofrece las garantías para el proceso creíble de diálogo y negociación que se requiere con la participación de la Asamblea Nacional con miras a resolver la crisis a través de la realización de elecciones presidenciales libres, justas y transparentes en Venezuela", han considerado.

A este respecto, han señalado que "una y otra vez iniciativas de diálogo propiciadas por diversos actores son manipuladas por el régimen de Maduro, transformándolas en maniobras dilatorias para perpetuarse en el poder".

Además, han rechazado "las declaraciones de voceros (portavoces) del régimen ilegítimo que hacen apología de la violencia y la incitan en diferentes países de la región". En concreto, han condenado "las amenazas directas de la dictadura venezolana que han incluido el uso de misiles contra población civil en territorio colombiano".

LLAMAMIENTO A CUBA

En este contexto, no solo han reiterado su pleno apoyo a Guaidó, sino que han acordado "adoptar otras medidas adicionales de presión --excluyendo el uso de la fuerza-- sobre el régimen de Maduro, con sanciones específicas que permitan avances en la transición democrática, de acuerdo con los respectivos ordenamientos jurídicos nacionales".

Asimismo, han decidido "renovar y ampliar los esfuerzos conjuntos de los países del Grupo de Lima" y coordinarse con países de otras regiones para "presentar a la comunidad internacional la gravedad de la situación económica, política y humanitaria en Venezuela" con el propósito de "obtener su cooperación para una transición democrática".

El Grupo de Lima ha realizado además un inusual llamamiento a "los gobiernos que apoyan al régimen ilegítimo de Venezuela" para "favorecer la transición democrática". "En especial", han apelado a Cuba, uno de los principales aliados de Maduro en la región, para "ser parte de la solución a la crisis".

CONFERENCIA INTERNACIONAL

Los gobiernos firmantes han querido llamar la atención igualmente sobre "la alarmante situación de los Derechos Humanos en Venezuela" y, en este sentido, han acordado "recoger testimonios de migrantes y refugiados venezolanos sobre las violaciones de sus Derechos Humanos en aquel país" para dar visibilidad a la crisis humanitaria.

Así, han anunciado "su disposición a convocar una conferencia internacional con el acompañamiento del Banco Interamericano de Desarrollo, en los márgenes de su Asamblea General, que se celebrará en marzo de 2020 en Barranquilla, Colombia, para apoyar los esfuerzos del legítimo Gobierno de Guaidó para la implementación del 'Plan País', concebido para rescatar a Venezuela de la grave crisis económica y del colapso social".

Han reconocido "la importancia de los aportes financieros ya realizados", si bien han reiterado "la necesidad de reforzar la asistencia financiera para los países de acogida de los migrantes venezolanos", que suman ya más de 4,5 millones.

Por último, han pactado continuar en "sesión permanente" para seguir de cerca la crisis en Venezuela.

Contador

Para leer más