Actualizado 20/04/2012 3:19:03 +00:00 CET

Dos miembros de la comunidad uigur de China abandonan la prisión de Guantánamo rumbo a El Salvador

MIAMI, 20 Abr. (Reuters/EP) -

Dos miembros de la comunidad uigur de China han sido liberados de la prisión que Estados Unidos posee en la base militar de Guantánamo (Cuba) y han sido enviados a El Salvador, convirtiéndose en los primeros reos en abandonar el centro penitenciario en más de 15 meses, según ha informado este jueves el Pentágono.

Los dos uigures, cuyos nombres no han trascendido a los medios de comunicación, han sido puestos en libertad después de que en 2008 un tribunal de Washington ordenara su excarcelación argumentando que desde que fueron detenidos, hace más de una década, no se han presentado cargos en su contra.

"De acuerdo a los requisitos establecidos en la ley, la administración ha informado al Congreso de su intención de transferir a estos individuos", ha informado el Pentágono.

Según ha explicado, el traslado a El Salvador ha recibido el visto bueno de los seis equipos que forman el grupo de trabajo creado en 2009 por el presidente estadounidense, Barack Obama, para cerrar la prisión de Guantánamo.

"Como resultado de la revisión, en la que se han tenido en cuenta una serie de factores, incluidos temas de seguridad, se ha decidido por unanimidad trasladar a estos individuos", ha detallado.

El Pentágono ha asegurado que el traslado de los dos uigures al país centroamericano es voluntario. De momento, se desconoce la versión de los detenidos.

Pekín ha exigido en numerosas ocasiones a la Casa Blanca que repatrie a los uigures chinos encarcelados en Guantánamo, sin embargo, Washington se ha negado argumentando que podrían ser juzgados en un futuro.

La mayoría de los uigures que están en Guantánamo fueron detenidos a finales de 2001 en la frontera entre Pakistán y Afganistán. Otros uigures que han sido liberados se encuentran en Suiza, Bermudas, Albania y la isla de Palau, ubicada en el océano Pacífico.

Los uigures proceden de la vasta región de Xinjiang, en el oeste de China, y, en su mayoría, abogan por la independencia de Pekín. En julio de 2009, los enfrentamientos entre las comunidades uigur y han, la principal etnia del país, en Urumqi, capital de Xinjiang, acabaron en un baño de sangre.

Los dos uigures son los primeros presos en abandonar el centro penitenciario desde enero de 2011, cuando un reo argelino fue repatriado en contra de su voluntad. Desde entonces, dos reclusos afganos han muerto, uno en un aparente suicidio por ahorcamiento y otro al sufrir un colapso tras hacer ejercicio.

Está previsto que en los próximos meses Omar Jadr, el más joven y último preso occidental de Guantánamo, sea enviado a Canadá, su país natal. Jadr, de 25 años, fue detenido cuando tenía 15 en el marco de un ataque a un campamento de Al Qaeda en Afganistán. En 2010 se declaró culpable de varios cargos de terrorismo, por los que ha sido condenado a ocho años de cárcel.

Tras dicha liberación, quedan 169 extranjeros sospechosos de terrorismo en Guantánamo, desde los 242 que había en 2009, cuando Obama llegó a la Presidencia de Estados Unidos y prometió cerrar el penal. Desde su apertura, en 2001, unas 800 personas han pasado por sus celdas.