Actualizado 19/01/2018 16:11:04 CET

¿Por qué Guatemala celebrará una consulta popular próximamente?

Guatemala
TWITTER

   CIUDAD DE GUATEMALA, 18 Ene. (Notimérica) -

   Este martes comenzó la campaña informativa por parte del Gobierno guatemalteco para la celebración del referendo limítrofe con Belice. Durante la campaña, la Cancillería sólo podrá divulgar la historia del reclamo y enfocarse en dar a conocer los derechos de Guatemala.

   En el decreto de convocatoria se establece que, a partir de la fecha de publicación de este, se podrán realizar campañas de divulgación, información y formación cívica a favor de someter o no el diferendo territorial a la CIJ. Sin embargo, se prohíbe el uso de recursos públicos para la respectiva divulgación cívica, según informó 'El Periódico'.

   A finales de julio de 2017, el Congreso aprobó el Acuerdo 22-2017, mediante el cual se facultó al Organismo Ejecutivo (OE) para que, "de forma inmediata", solicitara al Tribunal Supremo Electoral (TSE) la celebración de una consulta popular sobre el acuerdo especial para someter el diferendo territorial, insular y marítimo entre Guatemala y Belice ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), suscrito por los gobiernos guatemalteco y beliceño el 8 de diciembre de 2008.

   El TSE, a instancias del OE, decidió que la referida consulta se celebrará el domingo 15 de abril de 2018.

   En el acuerdo se determinó que tanto Belice como Guatemala deben hacer una consulta popular en la cual los ciudadanos se manifiesten acerca de la diferencia territorial. Las consultas populares no están obligadas a realizarse al mismo tiempo, por lo que Guatemala la realizará en 2018 y Belice cuando estime oportuno.

RECLAMACIÓN

   En 1991 Guatemala reconoció la independencia de Belice, pero le reclama varias islas, cayos y 12.272 kilómetros cuadrados.

   El país iberoamericano siempre ha luchado por recuperar estos territorios, pero Belice señala que los heredó en su disputa previamente usurpado por Gran Bretaña.

   En el tratado de Versalles de 1783, España hizo una concesión territorial a Gran Bretaña de aproximadamente 6.600 kilómetros cuadrados (suma de las dos concesiones otorgadas por la corona española).

   Con el tiempo, los ingleses fueron usurpando territorios de la provincia guatemalteca de Verapaz, hasta abarcar unos más de 12.000 kilómetros aproximadamente.

   En el supuesto en el que en un país gane el No, se deberá repetir el referendo hasta conseguir el Sí de la ciudadanía, porque tanto Guatemala como Belice firmaron una reforma del acuerdo en la que reconocen que la única solución al diferendo es llevarlo a la CIJ, la cual, al emitir sentencia, definiría los límites territoriales.