Guatemala.-La ONU advierte del aumento de la violencia social en Guatemala y la debilidad del Gobierno para combatirla

Actualizado 13/02/2006 22:17:01 CET

En 2005 se registraron 5.338 asesinatos en el país, lo que supone la cifra más alta jamás registrada, según el informe de la ONU

GUATEMALA, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresó hoy su preocupación por el incremento de la violencia en Guatemala, así como por la debilidad del Estado para combatir el problema, según as conclusiones extraídas de un informe de este organismo presentado hoy.

El problema fundamental que ha encontrado la ONU es la transformación de la violencia política en violencia social debido al aumento de homicidios y pandilleros. En 2005 se batió el récord de asesinatos en el pequeño país centroamericano, con 5.338 homicidios.

El encargado de presentar el estudio fue el representante de la oficina del Alto Comisionado de la ONU, Anders Kompas, que declaró que "la debilidad del Estado y su incapacidad de dar una protección a los ciudadanos" es lo que más preocupa a la población.

Guatemala se encuentra en la actualidad en "estado de alarma social" por el incremento de la violencia, a causa de fenómenos como "el crimen organizado, la delincuencia común, las pandillas juveniles y los cuerpos ilegales y aparatos clandestinos de seguridad", señala el informe.

En la última semana, por ejemplo, aparecieron varios cadáveres con señales de torturas y estrangulamiento, lo que ha hecho aumentar los rumores de la posible existencia de una "limpieza social". En referencia a esto último, Kompas declaró que aunque no hay evidencias que lo prueben, "podrían existir" grupos que traten de impartir "la justicia por su mano", recoge 'Prensa Latina'.

Asimismo, en el informe se destaca que las padillas no son el origen de todos los males, ante la reciente moda de adjudicar todo hecho violento o acto criminal a los pandilleros juveniles.

Especial hincapié hace el texto en la violencia contra las mujeres que se ha agravado en el último año, las revueltas continúas en las prisiones y la cultura "de la impunidad", aunque es fácil reconocer que muchos de estos sucesos tienen una causa profunda, la amplitud de la pobreza en la pequeña nación y la amplia desigualdad que impide que los derechos civiles y políticos estén garantizados.

Además el texto realiza 24 recomendaciones al Estado guatemalteco en las que pide que se garantice la seguridad a los ciudadanos y se protejan los Derechos Humanos y laborales entre otros.