Pérez Molina reabre el debate sobre la reelección presidencial

Actualizado 05/06/2014 21:33:24 CET

MADRID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El debate sobre la posible reelección del presidente o una ampliación de su mandato de cuatro años ha vuelto esta semana con fuerza y ha llevado al actual mandatario, Otto Pérez Molina, a tachar de "circo" las reacciones que se han sucedido por parte de la oposición y a asegurar que no volverá a pronunciarse sobre este asunto.

   Fue el propio presidente el que el pasado mes de abril planteó la necesidad de abrir un debate para aprobar la reelección. "Yo voy a cumplir con mi periodo constitucional tal y como se establece, pero creo que sí es necesario en Guatemala empezar a levantar el debate sobre la reelección porque es un tema que tiene que hablarse y tiene que discutirse", manifestó.

   "El tema es que en Guatemala tenemos el peor de los sistemas. Tenemos cuatro años sin reelección, pero hay países que tienen periodos de cinco o seis años como México con los que pueden concretar una serie de proyectos y planes", argumentó entonces.

   La semana pasada propuso nuevamente un "debate serio" sobre la cuestión. Este lunes el partido opositor Corazón Nueva Nación presentó una querella  en contra de Pérez Molina, el presidente del Congreso, Arístides Crespo, así como el diputado Valentín Gramajo y el ministro de Comunicaciones, Alejandro Sinibaldi, por comentarios en favor de una ampliación de dos años al período presidencial.

   "El presidente Otto Pérez Molina, cediendo a la tentación autoritaria que le ha caracterizado, está promoviendo la reelección y la prolongación ilegal de su mandato, en connivencia con otros funcionarios públicos, a espaldas de la soberanía popular y de las leyes", señaló la formación en su denuncia.

   Además, el domingo el Ministerio Público recibió una denuncia penal contra el gobernante, y otra acción para que se le retire la inmunidad, al considerar que violó la Constitución al querer ampliar su mandato. El artículo 187 de la Constitución prohíbe la reelección presidencial, y el 281, la modificación del 187, mientras el Código Penal impide hacer "propaganda pública" sobre dicha pretensión, según expertos consultados por 'Prensa Libre'.

EL PRESIDENTE PIDE UN "DEBATE SERIO"

   Ante todas estas circunstancias, Pérez Molina trató de salir al paso de las críticas este martes defendiendo que desde el oficialismo lo que se ha planteado es que haya "un debate serio, responsable" sobre la cuestión "pero parece que algunos la agarran como que esto fuera un circo". "Así que yo, personalmente, no vuelvo a externar opinión en relación con eso", prometió.

   Por otra parte, en cuanto a las demandas presentadas no dudó en calificarlas de "espurias". "Además de eso, quieren convertir una propuesta de debate serio en un circo, entonces no me merece el menor de los respetos", añadió, asegurando que desde el Ejecutivo no se van a volver a pronunciar en este debate.

   Por su parte, el procurador de los Derechos Humanos, Jorge de León, ha dejado claro que prolongar el mandato presidencial o la reelección es ilegal porque así lo estipula la Constitución y "esta parte está literalmente escrita en piedra". "El actual presidente, que fue electo para un período de cuatro años, no puede quedarse ni un segundo más en la Presidencia, eso es punible; y si hubiese algún intento, debe actuar el Ministerio Público", ha aclarado.

   Aunque no existe ningún proyecto de ley en el Congreso, 12 de las 16 bancadas rechazan conocer o discutir la propuesta de ampliación del mandato presidencial, de cuatro a seis años, al señalar que podría considerarse sedición si aceptan esa idea planteada por el gobernante Otto Pérez Molina.

   Según 'Prensa Libre',  doce de los 16 partidos políticos representados en el Congreso guatemalteco rechazan discutir sobre la propuesta de ampliación del mandato presidencial, de cuatro a seis años, porque podría considerarse sedición si aceptan esa idea.  Los líderes de los distintos bloques han asegurado que la propuesta solo se ha discutido en los medios.

   En el propio Partido Patriota (PP) del mandatario no está definida una postura como bancada, y sus integrantes se dividen entre quienes apoyan la propuesta de dos años más de gobierno y los que prefieren evitar el "desgaste político" y no conocer la iniciativa.

   Quien destapó la caja de los truenos fue el diputado Valentín Gramajo al afirmar hace una semana que "estamos discutiendo los artículos de la Constitución con personas ajenas al Congreso, adentro del Congreso". "La ampliación del mandato presidencial se incluye en la discusión, pero no significa que en la propuesta se vaya a incluir. Es una decisión de jefes de bloques al presentar la iniciativa", dijo.

Para leer más