Sperisen, 'El Vikingo' de los escuadrones de la muerte en Guatemala

Actualizado 02/06/2014 22:03:29 CET
Erwin Sperisen
Foto: Track Impunity Always (TRIAL)

MADRID, 2 Jun. (Notimérica/EP) -

   El que fuera jefe de la Policía Nacional de Guatemala, Erwin Sperisen, está enfrentándose esta semana a la Justicia suiza, que le podría mandar a la cárcel hasta el fin de sus días por los diversos delitos contra los Derechos Humanos que habría ordenado durante su mandato entre 2004 y 2007 al frente de esta institución.

   Sperisen, conocido como 'El Vikingo' permanecía bajo prisión preventiva en Suiza, después de que en el año 2012, la Fiscalía de este país europeo decidiera interponer una denuncia contra él por su implicación en diez asesinatos extrajudiciales, así como en torturas, desapariciones forzadas y violencia sexual, durante la década pasada.

   A la espera de que la Justicia suiza se pronuncie el próximo 6 de junio, ahora, Sperisen, se podría enfrentar a una condena de cadena perpetúa, después de que la Fiscalía haya presentado esta semana su alegato final, en el que ha señalado al antiguo responsable de la Policía guatemalteca como "el jefe de la orquesta que repartía los permisos para matar entre sus subordinados de la infamia".

   'El Vikingo', quien durante sus dos primeros meses de mandato fue acusado de haber ordenado el asesinato de una comunidad campesina en el transcurso del desalojo de una finca, tenía 34 años cuando el por entonces ministro de Interior, Carlos Vielmann, le ofreció el puesto de jefe de la Policía.

   Durante su primer año de gestión, la tasa de homicidios pasó de ser 4.500 a 5.300. Tres años después, las cifras seguían aumentando a gran ritmo, así que en 2007, además de por el hecho de que la Policía estuviera supuestamente implicada en el asesinato de tres diputados salvadoreños, renunció al cargo tras un macabro registro en su haber de más de 6.000 muertes por año.

   Desde entonces, varias ONG y organizaciones civiles han presentado diversas denuncias contra él, consiguiendo así que en 2012 Sperisen pudiera ser detenido y posteriormente sentado en el banquillo de los acusados. Casi una quincena de testigos, llegados desde Francia, Guatemala y España, han viajado hasta Ginebra en las últimas fechas para presentar declaración contra él.

   "Este proceso marca un hito fundamental en la lucha contra la impunidad y representa el epílogo de una larga batalla de las ONG para conseguir justicia para las familias de las víctimas", señalaba hace un mes el periódico guatemalteco 'Prensa Libre' refiriéndose a la ONG Track Impunity Always (TRIAL).

ASESINATOS EXTRAJUDICIALES

   Una comisión de investigación internacional tomó el testigo de las ONG e instituciones civiles guatemaltecas y revitalizó el caso enviando en 2011 a la Fiscalía General de Ginebra una serie de pruebas en las que se señalaría la participación activa de Sperisen en el asesinato extrajudicial de diez personas que por aquel entonces estaban en prisión

   'El Vikingo' habría ordenado en 2005 la ejecución de tres prisioneros que, junto a otros 16, se fugaron de un presidio en el departamento de Escuintla, en el sur del país. Un año después, habría vuelto a dar instrucciones similares para deshacerse de siete personas implicadas en un motín en la cárcel de Pavón, en Fraijanes, un municipio de la capital guatemalteca.

   Además de las denuncias por estos asesinatos, en 2009 también se presentó una querella penal complementaria por las desapariciones forzosas, torturas y violaciones sexuales que los agentes de la Policía Nacional perpetraron durante esos años que Sperisen estuvo al cargo de la institución.

   El 3 de septiembre 2010, la Justicia guatemalteca emitió una orden de búsqueda y captura contra él, pero Ginebra se negó a repatriarle, pues Sperisen también cuenta con la nacionalidad suiza, cuyas leyes prohíben que sus ciudadanos puedan ser enviados a aquellos países en los que están siendo perseguidos por la Justicia.

   En ese sentido, esa legislación da potestad a sus autoridades judiciales para emprender procesos contra aquellos ciudadanos juicios que hayan cometido crímenes fuera del país. Autoridad que inició en agosto de 2012 tras su detención y que encara su fase final desde este pasado 15 de mayo de 2014.

"JUSTICIA DIVINA"

   "No es una justificación, es más bien un reconocimiento humilde de cuando uno está y es un instrumento de la justicia divina. Es cierto, la limpieza social que junto a Carlos Vielmann como ministro de Gobernación llevamos a cabo en el interior de la institución".

   La declaración correspondería, según el diario suizo 'Neue Züricher Zeitung', a Sperisen, un tipo que adquirió su apodo de 'El Vikingo' gracias a su peculiar aspecto en un país como Guatemala, ya que su origen suizo le dotó de una corpulencia y de un color de pelo rojizo impropio de los guatemaltecos.

   Sin embargo, más allá de cierta excentricidad, algunos todavía recuerdan como se enfundaba una gorra con el símbolo de Superman para patrullar montado en una Harley Davidson, llamaba la atención por sus constantes referencias a la religión y al cristianismo en su toma de decisiones, las cuales eran conocidas por su especial crudeza y ensañamiento.

   En su estancia en Suiza, antes de que fuera detenido, llegó incluso a ser un miembro activo del Partido Evangélico de aquel país, algo que no le sirvió de mucho cuando la Justicia decidió ir a por él.