Publicado 17/09/2020 22:15CET

Guillaume Soro pide unidad a la oposición y acusa a Ouattara de perpetrar "un golpe de Estado civil" en Costa de Marfil

C.Marfil.- Guillaume Soro pide unidad a la oposición y acusa a Ouattara de perpe
C.Marfil.- Guillaume Soro pide unidad a la oposición y acusa a Ouattara de perpe - WEB GUILLAUME SORO - Archivo

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ex primer ministro de Costa de Marfil Guillaume Soro ha hecho este jueves un llamamiento a la oposición para unirse de cara a las presidenciales de octubre, de las que ha sido excluido, y ha acusado al presidente, Alassane Ouattara, de llevar a cabo "un golpe de Estado civil" para poder concurrir a un tercer mandato".

"Pido una unidad de acción de la oposición para detener a Ouattara en esta loca aventura, por todos los medios legales y legítimos", ha indicado en declaraciones a la prensa desde Francia, donde reside, cuya transcripción ha publicado a través de su cuenta en la red social Facebook.

El opositor ha destacado sin embargo que su candidatura "es firme, irreductible e irrevocable" a pesar de haber sido apartado de la carrera a la Presidencia por parte del Tribunal Constitucional, que ha validado la candidatura de Ouattara a pesar de las denuncias de la oposición contra su posible tercer mandato.

"Soy candidato a las presidenciales del 31 de octubre de 2020, en aplicación de la ley, la moral republicana y según mis convicciones, según las cuales la dictadura sólo surge si está azuzada por nuestros miedos y angustias", ha defendido.

Asimismo, ha cargado contra el fallo del Constitucional y ha sostenido que el artículo 55 de la Carta Magna recoge que "el presidente de la república es elegido para cinco años en sufragio universal directo y puede ser reelegido una sola vez".

El tribunal ha argumentado sin embargo que las enmiendas constitucionales de 2016 ponen el contador a cero y autorizan al mandatario a volver a concurrir a las urnas. "Han dado su aval a un golpe de Estado constitucional que prepara Ouattara", ha lamentado Soro.

De esta forma, ha advertido "contra la voluntad de Ouattara para llevar a cabo un truco con el fin de capturar el poder del Estado en Costa de Marfil", al tiempo que ha alertado de la gravedad de la situación en el país africano.

Soro ha indicado que "más de 30 personas han muerto desde que (el presidente) declaró su candidatura)" y que "más de 200 personas han sido arrestadas", incluidos 60 miembros de Generaciones y Pueblos Solidarios (GPS), la formación que encabeza el también expresidente del Parlamento marfileño.

Por todo ello, ha pedido a todos los candidatos, incluidos aquellos que han sido excluidos --entre ellos el expresidente Laurent Gbagbo-- que "asuman sus responsabilidades y creen un bloque" junto a él para reclamar a la comunidad internacional "unas elecciones democráticas, transparentes e inclusivas".

"No podemos mirar a otro lado ante la engañifa que se prepara para legitimar el tercer mandato de Ouattara y sacrificar al pueblo marfileño en el altar de las ambiciones de un hombre. No podemos ser los títeres de esta comedia burlesca", ha argüido.

Por último, Soro ha vuelto a rechazar además los cargos por los que fue condenado el pasado abril a 20 años de cárcel por malversación de fondos y blanqueo. El antiguo líder rebelde y expresidente de la Asamblea Nacional fue inicialmente aliado de Ouattara, quien accedió al poder en las elecciones de 2010 aupado por su apoyo.

AUMENTO DE LAS TENSIONES

Las declaraciones de Soro han llegado apenas dos días después de que el Gobierno prorrogara la prohibición de las manifestaciones al hilo de la decisión del Constitucional de descartar a 40 de los 44 candidatos a la Presidencia, incluidos Soro y Gbagbo, dos de los principales opositores del país.

En total, serán cuatro los candidatos en liza, ya que tanto Gbagbo como Soro han quedado fuera, un gesto que ya se esperaba puesto que sus candidaturas habían sido vetadas ya de forma preliminar por la comisión electoral, si bien sus partidarios insistieron en volver a presentarlas. Sí que podrá concurrir sin embargo el antiguo presidente Henri Konan Bédié.

Las otras dos candidaturas aceptadas son las de de Pascal Affi N'Guessan, del Frente Popular Marfileño (FPI) de Gbagbo; y la de Kouadio Konan Bertin, antiguo miembro del PDCI y una figura con pocos apoyos a nivel nacional.

Las tensiones han aumentado en el país a causa de la intención de Ouattara de presentarse a un nuevo mandato. El mandatario presentó su candidatura tras la muerte a principios de julio del primer ministro y candidato gubernamental, Amadou Gon Coulibaly.

De esta forma, dio marcha atrás tras su promesa de no presentarse y argumentó que finalmente había decidido "responder favorablemente al llamamiento de los ciudadanos". Así, habló de "un caso de fuerza" y recalcó que concurriría nuevamente a las urnas "por deber ciudadano".

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó el lunes su preocupación por el "tenso contexto político" en el que ha arrancado la campaña electoral en Costa de Marfil.

Muchos marfileños temen que otra polémica electoral pueda conducir a una nueva oleada de violencia como la registrada tras los comicios de 2010, cuando Gbagbo se negó a reconocer la victoria de Ouattara, que remachó una década turbulenta en la que Costa de Marfil tiró por tierra años de avance próspero y estable.