Publicado 05/10/2020 21:24CET

Guterres pide un alto el fuego "duradero" en Libia y denuncia el "escándalo" de las violaciones del embargo de armas

Libia.- Guterres pide un alto el fuego "duradero" y denuncia el "escándalo" de l
Libia.- Guterres pide un alto el fuego "duradero" y denuncia el "escándalo" de l - UN PHOTO/EVAN SCHNEIDER - Archivo

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha pedido este lunes un alto el fuego "duradero" en Libia y ha denunciado el "escándalo" que suponen las violaciones del embargo de armas impuesto al país a través de la entrega de armas por parte de diversos países a las administraciones en conflicto.

"El futuro de Libia está en juego y pido a los libios que sigan trabajando hacia un alto el fuego duradero, que contribuyan de forma constructiva al foro de diálogo político facilitado por la ONU y que actúen siempre en favor de los intereses de la población", ha manifestado.

Así, ha pedido a la comunidad "apoyo" a los esfuerzos de paz "no sólo con palabras, sino con acciones", motivo por el que ha resaltado la importancia de "una aplicación total y sin condiciones" del embargo de armas impuesto por el Consejo de Seguridad de la ONU.

"Las violaciones del embargo son un escándalo y ponen en duda el compromiso básico con la paz de todos aquellos implicados. La entrega de armas y otro apoyo militar extranjero debe terminar de forma inmediata", ha subrayado.

Asimismo, ha descrito como "esencial" restaurar el debido proceso a través de una revisión del sistema judicial y recuperar la capacidad de las autoridades de cubrir los servicios básicos y la seguridad de la población, "cuyas condiciones de vida se han deteriorado de forma continua".

"El pueblo libio sigue cargando con el peso del conflicto y ahora hacer frente al impacto potencialmente devastador de la pandemia de coronavirus", ha alertado, antes de hacer hincapié en la necesidad de la retirada "inmediata, permanente e incondicional" del bloqueo sobre las instalaciones petroleras.

Guterres ha destacado que "un millón de libios necesitan ayuda humanitaria y más de 425.000 se han visto desplazados de sus viviendas a causa del conflicto", antes de resaltar que "las redes criminales de tráfico de personas de todo el país deben ser desmanteladas inmediatamente".

"Los refugiados y migrantes retenidos en condiciones inhumanas deben ser liberados y se les debe garantizar un cobijo seguro. Pido a los estados miembro que ofrezcan más lugares de reasentamiento y evacuación para los refugiados y solicitantes de asilo atrapados en Libia", ha dicho.

El secretario general de la ONU ha defendido que esto "ayudaría a evitar movimientos peligrosos de refugiados y migrantes a través del Mediterráneo central y podría fin a los retornos inseguros a Libia, que todos sabemos que no es un lugar seguro de desembarco".

Por todo ello, ha argüido que "el conflicto lleva activo demasiado tiempo". "Tenemos la oportunidad de comprometernos con su fin", ha dicho, antes de hacer hincapié en los recientes progresos en las conversaciones entre las partes en conflicto en Suiza, Marruecos y Egipto.

ASUMIR RESPONSABILIDADES

Guterres ha recordado el llamamiento de Fayez Serraj, primer ministro del Gobierno de unidad, y de Aguila Salé, presidente del parlamento asentado en el este del país, a favor de un alto el fuego, el fin del bloqueo y el restorno al proceso político.

"La dimisión del Gobierno paralelo interino en el este el 13 de octubre y el anuncio el 16 de septiembre por parte de Serraj sobre la entrega del poder a finales de octubre dan un ímpetu adicional para que los actores libios reinicien el diálogo político y diseñen un proceso que lleve al país de vuelta a una paz sostenible, a la estabilidad y al desarrollo", ha recalcado.

Por otra parte, ha reseñado que "la rendición de cuentas para las violaciones de los Derechos Humanos es la única forma para garantizar justicia" a las víctimas y ha incidido en que "cuando la impunidad, la injusticia y la falta de rendición de cuentas arraigan, las violaciones de los Derechos Humanos persisten".

"Esperamos que las partes libias asuman totalmente sus responsabilidades. Todas las partes externas con influencia deben también priorizar la paz", ha manifestado. Los recientes acontecimientos suponen una rara oportunidad para lograr progresos reales en la búsqueda de la paz y la estabilidad en Libia. Debemos aprovecharla", ha remachado.

La duplicidad institucional se retrotrae a las elecciones parlamentarias de 2014, que dividieron las administraciones, sin que las asentadas en el este --anteriormente reconocidas por la comunidad internacional-- y el Gobierno de unidad, surgido de un acuerdo en 2015, consiguieran pactar su unificación desde entonces.

Contador