Actualizado 19/04/2012 05:39 CET

La Cámara de Diputados suspende su actividad tras la irrupción de un grupo de hombres armados

PUERTO PRÍNCIPE, 19 Abr. (Reuters/EP) -

La Cámara de Diputados de Haití ha suspendido este miércoles su actividad, después de que un grupo de hombres armados entrara y ocupara durante unas horas la sede legislativa, en un acto que ya ha sido condenado por el presidente del país, Michel Martelly, y por la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH).

El martes, un grupo de hombres armados y vestidos con uniformes militares irrumpió en la Cámara de Diputados para reclamar la restauración de las Fuerzas Armadas, disueltas en 1995 por el entonces presidente Jean-Bertrand Aristide tras una serie de golpes de Estado.

Según el presidente de la Cámara de Diputados, Levaillant Louis-Jeune, unos 300 hombres llegaron en varias camionetas, bloquearon la entrada de la sede legislativa, entraron en ella y la tomaron durante varias horas, hasta que decidieron irse, sin causar daños personales ni materiales.

Louise-Jeune ha denunciado que los asaltantes actuaron "libre y abiertamente ante los ojos de las autoridades". En concreto, ha apuntado que los 'cascos azules' de la ONU se trasladaron hasta la Cámara de Diputados y rodearon el edificio, pero no hicieron nada contra los invasores.

Por ello, ha anunciado que la sede legislativa suspenderá su actividad hasta que el Gobierno dé una explicación de lo ocurrido. "Queremos saber cómo un grupo armado ilegal pudo tomar las calles e invadir nuestro espacio de trabajo", ha indicado.

No es el primer incidente de esta naturaleza. En los últimos meses, miles de ex militares y simpatizantes del estamento han tomado edificios gubernamentales y antiguas instalaciones militares para exigir al Gobierno que restaure las Fuerzas Armadas.

CONDENAS A LA TOMA

El presidente de Haití ha condenado los hechos asegurando de que los responsables serán perseguidos y llevados ante los tribunales. "La Presidencia quiere que se mantengan el orden público y la paz en todo el territorio nacional", ha subrayado.

Además, ha advertido de que "la creación de una nueva fuerza pública solamente puede hacerse de una manera ordenada, con disciplina y con respeto a la ley", según el comunicado.

Martelly, de 51 años de edad, se encuentra en Miami, adonde viajó el pasado miércoles para recibir tratamiento médico por una embolia pulmonar. El Gobierno ha informado de que está estable y su evolución es buena.

Por su parte, el jefe de la MINUSTAH, Mariano Fernández Amunategui, ha considerado que la ocupación de la Cámara de Diputados "es un acto de intimidación inaceptable" y una "provocación innecesaria que perjudica al país y a su imagen internacional".

"La MINUSTAH apoya a las autoridades haitianas en sus esfuerzos de avanzar hacia una democracia y un Estado de Derecho", ha dicho, al tiempo que ha aplaudido la reacción de los legisladores, que, según ha explicado, facilitaron una solución pacífica.