Actualizado 31/01/2011 05:50 CET

Clinton insta a las autoridades haitianas a seguir las recomendaciones de la OEA

PUERTO PRÍNCIPE, 31 Ene. (Reuters/EP) -

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ha instado a las autoridades haitianas a seguir las recomendaciones de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, celebrada el pasado 28 de noviembre, para superar la crisis política hacia la formación de un Gobierno estable que garantice una pronta recuperación del país.

Durante su visita a Haití, Clinton expresó su confianza en que el Consejo Electoral Provisional (CEP) haitiano despeje el próximo miércoles las dudas sobre quiénes serán los candidatos que se enfrentarán en la segunda vuelta, cuya celebración está prevista para el 20 de marzo.

En un principio los contrincantes en este balotaje eran la ex primera dama Mirlande Manigat y el candidato oficialista, Jude Celestin. No obstante, la OEA recomendó sustituir a éste por el músico Michel Martelly, quien habría sido el segundo más votado. En este contexto, el partido gobernante, INITE, anunció la retirada de su aspirante, aunque Celestin no ha renunciado oficialmente.

"Queremos ver que las voces y los votos del pueblo haitiano son aceptados y reconocidos (...) Es necesario que haya un Gobierno y que haya estabilidad en ese Gobierno para que (Haití) sea un socio real de la comunidad internacional, que es por lo que esperamos que haya una resolución electoral pronto", dijo Clinton.

En este contexto, la jefa de la diplomacia estadounidense se reunió por separado con el presidente haitiano, René Préval, y los tres candidatos en disputa para intentar solventar esta situación. "Hay alguna preocupación sobre cómo continuar con el Gobierno y cómo estructurarlo", dijo Clinton, aludiendo al tema central de estos encuentros.

Además, la secretaria de Estado manifestó su preocupación por que la crisis postelectoral afecte a los esfuerzos de reconstrucción del país --un año después del terremoto de 7,3 grados que causó la muerte de 300.000 personas--, agravados por el brote de cólera que ha acabado con la vida de unos 4.000 haitianos.

Sin embargo, Clinton rechazó que la situación política fuera a reducir el envío de ayuda al país. "No estamos hablando de nada de eso", aseveró. Así, reiteró el compromiso de Estados Unidos con Haití y, en concreto, se refirió a su marido, el ex presidente Bill Clinton, que lidera el trabajo de reconstrucción en la isla.

"El compromiso es muy fuerte. Yo puedo hablar por mi marido, que está completamente comprometido", aseveró, al tiempo que apuntó la necesidad de que la comunidad internacional entregue todo el dinero que prometió a los haitianos para agilizar la recuperación del país caribeño.