Actualizado 01/02/2010 18:16 CET

Haití.- Geofísicos advierten del peligro de un nuevo gran terremoto en Haití

PUERTO PRÍNCIPE, 1 Feb. (Reuters/EP) -

Un equipo de geofísicos advirtieron este lunes de que el terremoto del pasado 12 de enero podría provocar otros seísmos de intensidad originados en la falla sísmica que atraviesa Haití y República Dominicana. El último seísmo, de 7 grados en la escala de Richter, se ha cobrado la vida de cerca de 200.000 personas en Puerto Príncipe y sus alrededores.

Los científicos, que llegaron a la isla la semana pasada para analizar los cambios provocados por el terremoto del 12 de enero, explicaron que la falla podría generar un seísmo de igual intensidad o incluso mayor.

"Las fallas siempre están a la espera del momento adeucado, pero si otro terremoto les da un pequeño empujón, se pueden adelantar", explicó el director del equipo de geofísicos, el profesor de la Universidad de Purdue (Indiana, Estados Unidos), Eric Calais.

Los primeros estudios apuntan a que el terremoto del día 12 podría ser ese "pequeño empujón" que podría generar un nuevo temblor en la falla, punto de colisión entre dos placas tectónicas. Por el momento se han registrado más de 50 réplicas, una de ellas de 5,9 grados, y el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) estima que las réplicas se seguirán reproduciendo durante meses, "si no años".

Calais presentará sus conclusiones en un encuentro con el presidente haitiano, René Préval, y con los responsables de la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH). En ella, Calais defenderá la necesidad de una reconstrucción rápida, pero también con garantías, de la infraestructura de la ciudad, devastada por el seísmo.

El propio Calais ya participó en un grupo de investigación que advirtió a las autoridades haitianas en 2008 de que podría producirse a medio plazo un terremoto de 7,2 grados de magnitud, pero entonces los responsables del país caribeño argumentaron que no tenían tiempo ni dinero para reforzar las estructuras y edificios del país. "No es demasiado tarde. Es el momento de ponerse serios", afirmó entonces Calais.

El geofísico estadounidense recordó que hace 200 años se produjo toda una cadena de seísmo con dos graves temblores en 1751 y un tercero en 1770.

El trabajo de campo consiste en la colocación de varios sistemas de posicionamiento global (GPS) a lo largo de la falla sísmica que recogerán datos que serán luego comparados con los de los estudios de los últimos cinco años.

Estos serán los únicos datos con los que trabajar, ya que la sede del Instituto Geológico Haitiano se derrumbó a causa del terremoto y sepultó bajo sus restos al propio director del instituto.

"Los científicos trabajan a ciegas en este terremoto (...). Dependemos de los datos procedentes de estaciones de observación que se encuentran muy lejos", explicó Calais. "Es como si vas al médico y lo único que puede hacer es examinarte con unos prismáticos, así que el diagnóstico será bastante malo", dijo.