Publicado 05/10/2021 00:54CET

Haití.- La ONU dice que Haití vive uno de los periodos "más tensos" de su historia pero ve "señales alentadoras"

Archivo - Un hombre busca entre los escombros tras el terremoto en Les Cayes, Haití
Archivo - Un hombre busca entre los escombros tras el terremoto en Les Cayes, Haití - D AVIDDELAPAZ / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

La representante de la Oficina Integrada de Naciones Unidas en Haití (BINUH), Helen La Lime, ha destacado que la nación caribeña vive "uno de los periodos más tensos de su historia reciente", aunque ha apuntado que ve "señales alentadoras" para salir de esta situación "desoladora".

Según ha incidido la diplomática, cuando Haití se recuperaba del "espantoso asesinato" perpetuado a principios de julio del que fuera su presidente, Jovenel Moise, tuvo que afrontar el azote de un terremoto que afectó a más de 800.000 personas el suroeste del país.

Si bien, desde que el primer ministro, Ariel Henry, tomó posesión de su cargo a mediados de julio, "no ha escatimado esfuerzos para llegar a un acuerdo político con las distintas facciones de la política haitiana".

La Lime ha destacado que Henry ha adoptado un enfoque "inclusivo y consensuado", a través del cual busca "crear las condiciones mínimas para la celebración de elecciones legislativas, locales y presidenciales, y así encaminar a un país en medio de una profunda crisis de gobernabilidad hacia el funcionamiento regular de sus instituciones democráticas".

Sin embargo, la enviada de la ONU ha invitado a que los líderes políticos y de la sociedad civil sigan trabajando juntos para alcanzar puntos en común en torno a un proyecto plural que contribuya a fomentar "un clima más apacible".

"Existe un amplio consenso nacional sobre la necesidad de reformar la Constitución haitiana de 1987, una carta que se considera que contribuye a la recurrente inestabilidad política e institucional", ha dicho La Lime, quien ha apuntado que el proyecto de presentado por el Comité Consultivo Independiente deberá "sentar las bases para un debate más constructivo e inclusivo".

"La situación en la que se encuentra Haití actualmente solo puede calificase de desoladora. Sin embargo, existen señales alentadoras que solo refuerzan mi convicción de que, a través de una acción urgente, decidida y concertada, los ciudadanos de Haití pueden abordar los profundos desafíos estructurales, así como los déficits de gobernabilidad y desarrollo, que alimentan la inestabilidad, la inseguridad y la perpetuidad de las crecientes necesidades humanitarias de su país", ha aseverado La Lime.

En este sentido, la diplomática ha invitado a Naciones Unidas y al resto de la comunidad internacional a que sigan "apoyando firmemente al pueblo haitiano y su Gobierno" en un periodo en el que trabajan para "forjar un camino hacia la estabilidad, la seguridad y el desarrollo sostenible".

INSEGURIDAD EN PUERTO PRÍNCIPE

Sumado al contexto político, La Lime ha remarcado la situación de "inseguridad" que vive la capital del país, Puerto Príncipe, donde los secuestros "vuelven a aumentar" y las pandillas "han extendido su control sobre grandes franjas de la ciudad".

Es por esto que para la enviada de la ONU el restablecimiento de la seguridad en la localidad "debe ser priorizado por las autoridades", pues, desde junio, en torno a 19.000 personas de comunas de la capital han sido desplazadas de varias comunas de la capital.

"El control que ejercen las pandillas alrededor de los puntos estratégicos de entrada y salida de la capital ha tenido un impacto perjudicial en la economía de Haití y el movimiento de personas y mercancías", ha explicado.

En base a las recomendaciones de un equipo de expertos policiales de la ONU desplegados de mayo a julio en el país, la Policía Nacional de Haití "ha tratado de mejorar la eficacia de sus operaciones antipandillas adoptando un enfoque más equilibrado de prevención y represión".

Sin embrago, el Cuerpo de Policía no será capaz de alcanzar resultados "sostenibles" a menos que se fortalezcan sus capacidades. Para ello, el Gobierno de Haití, junto con el apoyo de Naciones Unidas y de socios bilaterales, debe "implementar un enfoque más holístico" para abordar este problema.

Por otro lado, La Lime ha remarcado la necesidad de que, en base a la voluntad popular, se lleve a cabo "una investigación exhaustiva" sobre el asesinato de Moise para que "el velo de la impunidad (...) comience a desaparecer".

Además, se debe actuar respecto al sistema judicial haitiano y el "desafío prolongado de la prisión preventiva", la cual afecta al 82 por ciento de los reclusos, según ha apuntado la enviada de la ONU. "Es imperativo que continúe el proceso de revisión de los nuevos códigos de procedimiento penal", ha dicho.

Finalmente, ha lamentado que el terremoto del 14 de agosto haya "añadido una nueva capa de complejidad a una situación humanitaria que ya era terrible" debido, en parte, a la pandemia de la COVID-19.

"Incluso cuando las operaciones de socorro aún están en curso, la recuperación temprana y el restablecimiento de los medios de vida deben recibir un fuerte apoyo en las zonas afectadas por el terremoto", ha zanjado.

Contador