Haití.- La ONU pone fin a su misión de paz en Haití tras quince años

Publicado 16/10/2019 6:12:01CET

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha puesto fin este martes a sus operaciones de mantenimiento de la paz en Haití después de quince años con el cierre de la Misión de Apoyo a la Justicia de las Naciones Unidas en Haití (MINUJUSTH), que sustituía a la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) desde 2017.

"Tras una presencia continuada de quince años centrada en el mantenimiento de la paz en Haití, Naciones Unidas concluye hoy este tipo de operaciones en la nación caribeña que coincide con el inicio de una misión política especial", ha señalado la organización en un comunicado.

"No obstante, el país afronta una seria crisis política a la que se unen tensiones sociopolíticas y continúa necesitando el apoyo de la comunidad internacional y de la ONU", ha recalcado.

Tal y como destaca el secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios de la ONU ante el Consejo de Seguridad, Mark Lowcock, "el último día del mandato de la MINUJUSTH cierra la página del mantenimiento de la paz", pero no concluye el apoyo de la ONU a la nación caribeña.

Con estas palabras, Lowcock hace referencia a la transición entre la MINUJUSTH, que finaliza sus actividades hoy, a la Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Haití (BINUH), una misión política especial que comenzará su andadura este miércoles.

Sin embargo, Lowcock ha subrayado que Haití todavía se enfrenta a una grave crisis política, entrelazada con desafíos socioeconómicos, que a su vez afectan al contexto de seguridad que agravan aún más la inestabilidad política.

Pese a la actual situación, ha hecho hincapié en los múltiples progresos que el mantenimiento de la paz trajo a la nación caribeña durante los últimos quince años. Entre ellos, el despliegue de la policía nacional, que dio lugar a importantes cambios sobre el terreno, como la disminución casi a la mitad de la tasa de homicidios entre 2004 y 2019; las mejoras en el sector judicial, con la promulgación de leyes esenciales desde el año 2004; y los programas de reducción de la violencia en las comunidades.

"Estos logros no ocultan el hecho de que Haití sigue necesitando el apoyo de la comunidad internacional y de las Naciones Unidas. Si bien el mantenimiento de la paz en Haití ha creado un entorno propicio para que se lleven a cabo los procesos políticos y democráticos, es necesario encontrar más soluciones políticas a los problemas políticos sistémicos", ha declarado.