Actualizado 29/03/2017 19:56 CET

Haití y República Dominicana: dos mundos en una isla

   SANTO DOMINGO, 15 Oct. (Notimérica) -

El huracán 'Matthew', que ha azotado la costa del Caribe durante las últimas semanas, ha vuelto a poner de manifiesto las diferencias entre los dos países que se reparten la isla 'La Española', República Dominicana y Haití, con un balance de fallecimientos muy dispar: cerca de 1.000 personas en Haití y sólo cuatro en República Dominicana.

Las diferencias entre estos dos países son abismales. República Dominicana se ha constituido como uno de los destinos turísticos más deseados, atrayendo a millones de personas cada año. Por su parte, Haití es el país más pobre del mundo occidental.

   Cuesta entender el por qué de las abismales diferencias entre estos países. Durante los últimos años, Haití ha tenido que sobreponerse al golpe de un devastador terremoto en 2010, una epidemia de cólera y, estas semanas, el huracán 'Matthew' que ha causado cientos de muertes y miles de desplazamientos. Debido a la acción de este huracán, han quedado destruidas casi el 90 por ciento de las construcciones del país.

LAS DIFERENCIAS

   Las diferencias que separan estos dos países, tan estrechamente unidos al ocupar la misma isla, se deben a múltiples factores, como pueden ser asuntos geográficos, una herencia colonial diferente, las infraestructuras, la flora, el diferente impacto medioambiental o la educación.

   Las comunicaciones son muy distintas en la mitad occidental y oriental de la isla. En República Dominicana, existe una red de carreteras que comunica el país, sin embargo, en Haití se necesitan muchas horas para recorrer pocos kilómetros. Esto es muy determinante con respecto al acceso a la ayuda en casos de catástrofe natural.

   Las infraestructuras haitianas también son muy deficientes, ninguna ciudad tiene un abastecimiento regular de electricidad, así que la fuente principal de energía es la madera, lo que hace que la mayor parte de sus bosques hayan desaparecido y el impacto de tormentas y huracanes sea mucho mayor.

   Los niveles de educación también son muy diferentes en estos países. Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), en Haití el 50 por cierto de las personas son analfabetas, frente al 10 por ciento de analfabetismo en República Dominicana.

   A pesar de que ambas naciones se encuentran en una zona de alto riesgo sísmico, los resultados de este fenómeno han sido muy dispares. Las consecuencia del huracán 'Janne', que tocó tierra en República Dominicana en 2004, provocó múltiples inundaciones en la isla, causando miles de muertes en Haití.

   El cambio climático, a pesar de la cercanía de estos países, también afecta de forma muy diferente. La gran superficie costera de Haití le hace muy vulnerable a los huracanes, así como que sus grades ciudades se encuentren en la costa, lo que hace que las inundaciones tengan un fuerte impacto. En el caso de República Dominicana se encuentran en zonas rurales.

   La historia de 'La Española' tampoco beneficia a Haití, aún a pesar de que toda la isla fue colonia española, bajo el nombre de 'Saint Domingue'. Después de una cruenta guerra de esclavos contra la metrópoli --en ese momento Francia--, la mitad occidental de la isla estuvo plagada de problemas. Los grandes latifundios fueron divididos entre la población, pero las porciones eran muy escasas como para vivir de ellas, lo que les abocaba a la pobreza.

   La población de Haití, debido a su formación mediante la sublevación de esclavos, tampoco fue nunca homogénea. La escasa identificación de unas etnias con otras produjo múltiples guerras sangrientas durante el siglo XIX, lo que se trasladó en una sucesión de golpes de estado e inestabilidad política.

   En cuanto a la economía, a pesar de que en 1960 ambos países tenían el mismo PIB, ahora el de República Dominicana es aproximadamente siete veces superior al de Haití. Con respecto a los sectores clave, en el caso de República Dominicana giran en torno a los servicios y la industria como el turismo. Haití, por su parte, está basado en una economía meramente agrícola.

   La situación política de Haití también es nefasta, fue gobernado casi tres décadas por dos dictadores con múltiples crímenes de sangre. En la actualidad, lleva sin gobierno desde febrero, tras dos intentos de celebración de elecciones, ambas pospuestas por acusaciones de fraude. Por su parte, en República Dominicana se celebran elecciones libres y competitivas desde 1996.

LA AYUDA DE REPÚBLICA DOMINICANA

   A pesar de la múltiples diferencias que han marcado la relación de estas dos naciones, República Dominicana ha enviado este miércoles una ayuda contundente a Haití, debido a la catástrofe que el huracán 'Matthew' provocó en el país. El jefe del gabinete haitiano Jean Max Bellerive admitió que "esa ayuda nos ha tocado el corazón. Fue una ayuda espontánea", según informa el diario local dominicano 'El Día'.

   Se han enviado dos tipos de ayuda, por un lado humanitaria, con alimentos y medicinas para la población, y por otro lado de restablecimiento de vías de comunicación y electrificación, enviando un grupo de ingenieros que primero valorarán la situación para luego reconstruir las diferentes redes.

   Esta aportación desinteresada de República Dominica esta enmarcada en un contexto de tensas relaciones dominico-haitianas por la historia de verdugo y víctima que las une, desde la Independencia de la República Dominicana en 1844 hasta la Masacre del Perejil de 1937.