Publicado 02/10/2020 22:23CET

Hamdok destaca que el acuerdo de paz que se firmará mañana con una coalición rebelde abrirá "un nuevo capítulo" en Sudán

Sudán.- Hamdok destaca que el acuerdo de paz que se firmará mañana con una coali
Sudán.- Hamdok destaca que el acuerdo de paz que se firmará mañana con una coali - MOHAMED KHIDIR / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok, ha destacado este viernes que la paz en el país supondrá "un nuevo capítulo" que "abrirá horizontes de desarrollo, progreso y prosperidad", en la víspera de la firma en Sudán del Sur del acuerdo de paz alcanzado en agosto con una coalición de grupos rebeldes.

Hamdok ha sostenido a su llegada al aeropuerto de la capital sursudanesa, Yuba, que esta nueva etapa que se abrirá tras la firma del acuerdo supondrá "el fin de la guerra y el sufrimiento de la población desplazada en los campamentos de asilo", según ha recogido la agencia estatal sudanesa de noticias, SUNA.

Asimismo, ha incidido que el acuerdo con los grupos integrados en el Frente Revolucionario de Sudán (SRF) --la alianza que aglutina a las principales formaciones rebeldes en Darfur y de Kordofán del Sur y Nilo Azul-- permitirá que sus representantes se trasladen a Jartum para iniciar a "construir la paz".

El primer ministro sudanés ha expresado además su agradecimiento a las autoridades de Sudán del Sur por sus labores de mediación en el proceso y por acoger la firma del histórico acuerdo, al tiempo que ha indicado que "Sudán aspira a una relación estratégica y sin límites con Sudán del Sur".

Hamdok, que ha llegado acompañado por los ministros de Exteriores, Asuntos de Gobierno, Defensa, Trabajo, Desarrollo Social y Juventud y Deportes, ha sido recibido a su llegada por el jefe de la delegación mediadora sursudanesa, Tut Gatluak. Al país se ha desplazado también el presidente del Consejo Soberano de Transición, Abdulfatá al Burhan.

Por su parte, el presidente de la RSF, El Hadi Idris, ha subrayado que el 3 de octubre será "un gran día". "El proceso de negociación, que culmina en el acuerdo de paz final, aborda todos los problemas reales que han sido un obstáculo para la estabilidad de Sudán desde la independencia", ha defendido.

Idris ha manifestado además que una de las aspiraciones de la RSF es que el resto de grupos armados que no se han sumado al proceso lo hagan en el futuro, tal y como ha informado la emisora sudanesa Radio Dabanga.

El Ejecutivo de transición y representantes del RSF pactaron el 31 de agosto el acuerdo de paz y crearon un comité para la formación de las estructuras necesarias para su aplicación sobre el terreno una vez que se ratificara el documento.

Por su parte, el presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, también rubricó los ocho protocolos pactados entre las partes en su calidad de garante en este proceso de paz, que arrancó hace casi un año.

GRUPOS QUE QUEDAN FUERA DEL ACUERDO

La RSF acoge a la gran mayoría de los grupos armados, a excepción de la facción del Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán (SPLM-N) encabezada por Abdulaziz al Hilu --que opera en Kordofán Sur y Nilo Azul-- y el Movimiento de Liberación de Sudán, liderado por Abdeluahid el Nur (SLM-AW).

Gatluak incidió el jueves en que el proceso de mediación por parte de Sudán del Sur "continuará para garantizar que los movimientos que no hayan firmado el acuerdo (de paz) se sumen a él", en referencia al SPLM-N El Hilo y el SLM-AW.

La facción liderada por El Hilo se retiró el agosto de las negociaciones en protesta por la presencia en la delegación gubernamental del vicepresidente del Consejo Soberano, el teniente general Mohamed Hamdan Dagalo, popularmente conocido como 'Hemedti' y que encabeza las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF), un cuerpo militar acusado de haber cometido numerosos abusos y atrocidades en Darfur.

Asimismo, existían diferencias debido a que el grupo rebelde había planteado como requisito previo que Jartum acepte un Estado secular y la autodeterminación en la agenda de discusiones.

Por su parte, El Nur, fundador y líder de la principal facción del SLM --que cuenta con bastiones en Yebel Marra, en el centro de Darfur--, directamente se negó a participar en el proceso de conversaciones, recalcando que sólo lo hará una vez que haya estabilidad y seguridad en esta región.

El Ejército de Sudán aseguró el martes haber repelido un ataque ejecutado el lunes por el SLM-AW contra un puesto de control en Yebel Marra, sin informar sobre víctimas en los enfrentamientos. Por contra, el portavoz de operaciones militares del grupo rebelde, Ualid Mohamed Abakar, ha publicado un comunicado negando la responsabilidad del SLM-AW en el ataque y ha acusado al Ejército de estar detrás de lo sucedido.

El conflicto en Darfur, que estalló en 2003, ha dejado al menos 300.000 muertos y obligado a más de 2,5 millones de personas a huir de sus hogares, según la ONU. El expresidente Omar Hasán al Bashir, así como otros altos cargos durante su mandatos, son buscados por el Tribunal Penal Internacional (TPI) por supuestos crímenes de guerra y contra la Humanidad en el marco de este conflicto.

También ha habido rebeliones en los estados de Kordofán del Sur y de Nilo Azul, situadas en la frontera con Sudán del Sur, pero estas han atraído mucha menor atención internacional. En todas estas regiones ha imperado en buena medida un alto el fuego desde la caída de Al Bashir en abril de 2019 con la esperanza de poder llegar a un acuerdo de paz.

El Gobierno de transición, encabezado por Hamdok, ha hecho de la paz con los rebeldes que luchan contra Jartum una de sus principales prioridades, ya que supone una de las condiciones clave para que Estados Unidos saque al país de la lista de patrocinadores del terrorismo.

Contador