Publicado 20/01/2021 13:28CET

Hariri insiste en la necesidad de formar Gobierno "cuanto antes" en medio de las tensiones con el presidente de Líbano

El primer ministro encargado de Líbano, Saad Hariri
El primer ministro encargado de Líbano, Saad Hariri - -/Dalati & Nohra/dpa - Archivo

MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro designado de Líbano, Saad Hariri, ha hecho hincapié en la necesidad de formar un Gobierno "cuanto antes", en medio de sus tensiones con el presidente, Michel Aoun, que han retrasado la posibilidad de un acuerdo para la creación del nuevo Ejecutivo.

Hariri se ha reunido con el primer ministro en funciones, Hasán Diab, y ha incidido tras ello en que uno de los principales temas de discusión ha sido "la necesidad de formar un Gobierno cuanto antes", según ha informado el portal libanés de noticias Naharnet.

Así, ha manifestado que ha mostrado "apertura y disposición" para ir "muchas veces" a la sede de la Presidencia para "formar el Gobierno". "Mi posición es clara en este sentido, y doy las gracias a Diab por lo que está intentando hacer en este sentido", ha agregado.

Diab se ha puesto recientemente en contacto con Hariri, Aoun y el presidente del Parlamento, Nabih Berri, para intentar desatascar los esfuerzos para formar el Ejecutivo, si bien no está claro si sus esfuerzos darán sus frutos, al considerarse que la pelota está en el tejado del presidente.

Las tensiones entre Aoun y Hariri han aumentado después de que se filtrara la semana pasada un vídeo en el que el presidente acusa al primer ministro designado de "mentir" sobre la formación del Gobierno, lo que provocó críticas por parte del líder de Al Mustaqbal.

El propio Hariri habló a finales de diciembre sobre "claras complicaciones" en el proceso, antes de advertir de que "no queda tiempo" y de que "el país está colapsando rápidamente". Así, incidió en la necesidad de que hubiera un Ejecutivo "después de Año Nuevo".

Hariri fue designado para la tarea en octubre, cerca de un año después de dimitir del cargo en medio de otra oleada de movilizaciones populares contra su Ejecutivo a causa de la mala situación económica del país, empeorada por la pandemia y las explosiones del 4 de agosto de 2020 en el puerto de Beirut.

La designación, recibida con malestar por la población, llegó ante la falta de acuerdo sobre otro candidato a raíz de la dimisión de Diab, quien se encuentra en funciones hasta la formación del nuevo Ejecutivo, tras las explosiones, que dejaron más de 200 muertos y miles de heridos.