Publicado 01/04/2021 13:02CET

Hezbolá asegura que hay "esfuerzos serios y colectivos" para destrabar el proceso de formación de Gobierno en Líbano

Archivo - El líder de Hezbolá, Hasán Nasralá, durante un discurso televisado
Archivo - El líder de Hezbolá, Hasán Nasralá, durante un discurso televisado - Marwan Naamani/dpa - Archivo

MADRID, 1 Abr. (EUORPA PRESS) -

El líder del partido-milicia chií libanés Hezbolá, Hasán Nasralá, ha asegurado que hay "esfuerzos serios y colectivos" para destrabar el proceso de formación de Gobierno, estancado desde octubre a causa de las tensiones entre el presidente y el primer ministro encargado, Michel Aoun y Saad Hariri, respectivamente.

"No desesperen", ha dicho a la población en un discurso televisado, en el que ha reconocido que "todo el mundo sabe que el país está agotado esta vez, también en espíritu", según ha recogido el portal libanés de noticias Naharnet.

Así, ha hecho hincapié en que todos los partidos saben que la única solución es la creación de un Ejecutivo y ha apostado por "buscar soluciones reales para los problemas". "Debemos dejar todo de lado y resolver rápidamente la crisis", ha sostenido.

Las declaraciones de Nasralá han llegado después de que el presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri, presentara una nueva propuesta para intentar desbloquear las conversaciones que contempla un Gobierno de entre 22 y 24 ministros, en lugar de los 18 propuestos por Hariri, que ha apostado porque todos ellos sean tecnócratas, algo rechazado por Aoun.

Sin embargo, la propuesta no da a ninguno de los bloques capacidad de bloqueo, algo que habría solicitado Aoun, según la versión de Hariri de las conversaciones que están manteniendo desde octubre de 2020. El presidente ha negado que haya puesto esta exigencia sobre la mesa.

El propio Hariri acusó la semana pasada a Aoun de obstruir la formación de un nuevo Gobierno, al tiempo que hizo hincapié en su intención de formar un Gobierno de tecnócratas "encargado de iniciar reformas y detener el colapso", ante la grave crisis económica y política en la que está sumido el país.

El país afronta su peor crisis económica desde la guerra civil (1975-1990) y se halla con un Gobierno en funciones desde agosto a raíz de la dimisión de Hasán Diab días después de las explosiones del 4 de agosto en el puerto de Beirut, que dejaron más de 200 muertos y 7.000 heridos.

La crisis económica se ha visto ahondada por la caída de la libra libanesa, que cotiza a cerca de 15.000 por cada dólar en el mercado negro, lo que ha provocado una oleada de protestas durante las últimas semanas, así como colas en las gasolineras ante el anuncio de un recorte de los subsidios.

Contador