Publicado 17/09/2021 13:04CET

Higgins niega que su ausencia en un acto por el centenario de Irlanda del Norte suponga un "desaire" a la reina

El presidente de Irlanda, Michael D. Higgins.
El presidente de Irlanda, Michael D. Higgins. - Niall Carson/PA Wire/dpa

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Irlanda, Michael D. Higgins, ha negado este viernes que su ausencia en un servicio religioso previsto con motivo del centenario del nacimiento de Irlanda del Norte suponga un "desaire" a la reina Isabel II de Reino Unido, que asistirá al evento.

Higgins ha explicado así que el título del evento, que señala que la ceremonia marca el centenario de la "división de Irlanda y la formación de Irlanda del Norte", ha sido "politizado", por lo que "no sería apropiado" que acudiese como presidente irlandés.

El mandatario se encuentra actualmente de visita en Roma, la capital italiana, y ha insistido en que no cambiará de opinión respecto al servicio, que tendrá lugar en octubre en Armagh. "Creo que es desafortunado"; ha dicho, según informaciones del diario 'The Irish Times'.

Así, ha rechazado que su decisión haya supuesto un desaire para la reina: "No hay cabida para desaires. No soy parte de ningún boicot a los eventos que se hacen en Irlanda del Norte", ha recalcado antes de expresar que espera que la ceremonia salga adelante de la mejor forma. "También tengo el derecho a declinar la invitación", ha aseverado.

Para Higgins, el problema está en la "naturaleza" del servicio. "Lo que comenzó siendo una invitación a una ceremonia religiosa se ha convertido en una premisa política", ha afirmado.

Los unionistas han cuestionado la decisión de Higgins y han achacado la decisión al posible consejo de las autoridades irlandesas, algo que ha sido negado desde Dublín. Por su parte, el ministro de Exteriores, Simon Coveney, ha matizado que el presidente es capaz de "tomar sus propias decisiones".

Coveney se encuentra actualmente en Belfast, la capital norirlandesa, para reunirse con los principales partidos políticos. "No dimos ninguna recomendación al presidente en relación a este evento", ha aclarado.