Honduras.- Chávez, dispuesto a reconocer al nuevo Gobierno de Honduras si los países centroamericanos también lo aceptan

Actualizado 24/02/2010 19:50:54 CET

CARACAS, 24 Feb. (Reuters/EP) -

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aseguró estar dispuesto a reconocer al nuevo Gobierno de Honduras, encabezado por Porfirio Lobo, si los países centroamericanos también aceptan el nuevo orden institucional, surgido tras el golpe de Estado militar que derrocó en junio de 2009 a su aliado Manuel Zelaya.

Chávez explicó este martes en una entrevista con la cadena CNN que Centroamérica está discutiendo un acuerdo para reconocer al Gobierno de Lobo que podría incluir algunas condiciones, como permitir a Zelaya retornar a la escena política hondureña.

"Si Centroamérica se une (...) yo me sumo al club", dijo el mandatario socialista, quien hasta el momento había negado cualquier posibilidad de reconocer al conservador Lobo como presidente de Honduras, abogando en todo momento por la restitución de Zelaya.

"Estoy seguro de que si eso ocurriera es porque Centroamérica ha logrado, por ejemplo, que Zelaya retorne a Honduras a hacer vida política. Creo que se está conversando eso en Centroamérica", agregó tras participar en una cumbre del Grupo de Río en México.

Chávez amenazó con derrocar a cualquier gobierno ilegítimo en Honduras, después de que los militares expulsaran de ese país a Zelaya en junio de 2009 con el respaldo de políticos y empresarios --tan opositores como oficialistas-- que lo acusaban de seguir los pasos del gobernante venezolano.

El mandatario venezolano también informó además de que el derrocado líder hondureño, quien se encuentra en calidad de "huésped de honor" en República Dominicana, visitará Venezuela esta semana para discutir sobre este polémico asunto.

Estados Unidos, Colombia, Perú, Panamá, Costa Rica y Guatemala, entre otros, han aceptado el nuevo Gobierno de Honduras resultante de las elecciones celebradas en noviembre del año pasado, aunque la Organización de Estados Americanos (OEA) todavía no se ha pronunciado sobre el reingreso al bloque del empobrecido país centroamericano.

El Gobierno de Lobo, por su parte, busca legitimidad ya que esa nación --donde más de la mitad de la población vive en el umbral de la pobreza-- depende de la ayuda internacional para mantener a flote su economía, buena parte de la cual fue suspendida tras el golpe.

"Nosotros estamos mirando esa perspectiva con buenos ojos para lograr la integración y la unidad. Hay que poner por encima la unidad, claro, en el marco de los principios", concluyó Chávez.