Actualizado 01/10/2010 19:32 CET

Lobo convoca a la oposición a debatir la reforma constitucional

TEGUCIGALPA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, convocó este viernes a los representantes de la oposición, incluido el Frente Nacional de Resistencia liderado desde el exilio por el ex presidente Manuel Zelaya, y a diferentes sectores de la sociedad civil a una serie de reuniones en las que se debatirá la creación de la asamblea nacional constituyente para reformar la actual Carta Magna.

"El presidente ha invitado a los partidos políticos, a las iglesias, a representantes de toda la sociedad a que vengan a dialogar con él todos los temas importantes que ellos tienen", dijo el ministro de Comunicaciones, Miguel Ángel Bonilla, en declaraciones recogidas por el diario 'El Proceso Digital'.

Esta decisión fue aplaudida por los distintos partidos que conforman la oposición a pesar de que muchos de ellos no reconocen al Gobierno de Lobo, por considerar que es el resultado de unos comicios auspiciados por el régimen interino que ocupó el poder tras derrocar a Zelaya el 28 de junio de 2009.

El Frente Nacional de Resistencia será el encargado de abrir la ronda de negociaciones, que comenzará el próximo lunes, a la que acudirá con el objetivo de "conocer las expectativas y alcances sobre su propuesta política de la asamblea nacional constituyente", según indicaron sus líderes, Juan Barahona y Edgardo Casaña.

Después acudirá a la cita el Frente de Liberales en Resistencia, cuyo coordinador, Carlos Eduardo Reina, calificó la iniciativa del Gobierno como "un paso positivo" para consolidar el proceso de reconciliación nacional acordado en el pacto San José/Tegucigalpa aunque insistió en que el retorno de Zelaya es clave "para que este proceso pueda avanzar como debe".

"Todo buen hondureño que desea que este país avance, debe utilizar el camino del diálogo como primer paso para encontrar algunos consensos y ojalá pronto poder encontrar algún arreglo político que lleve a nuestro país a un mejor momento, a un encuentro de la sociedad hondureña y a que la impunidad se acabe en nuestro país", agregó.

En la misma línea, el coordinador de Unión Cívica Democrática (UCD), Jimmy Dacaret, consideró que esta convocatoria es "muy importante" pero reiteró que los cambios que requiere el país pueden operarse sin necesidad de reformar la Constitución. "La constituyente nos trae más perjuicios que beneficios, por lo tanto estaremos con un no profundo", enfatizó.

El golpe de Estado en Honduras tuvo lugar el pasado 28 de junio, el día en el que Zelaya quería hacer una encuesta en la que preguntaría a la población si estaba de acuerdo de instalar una cuarta urna en los comicios de noviembre de 2009, para consultar a los hondureños si querían modificar la Carta Magna a través de una Asamblea Constituyente.

La propuesta de Zelaya generó fuertes fricciones en Honduras y un duro rechazo por parte de militantes de su partido, incluyendo el entonces presidente del Congreso, Roberto Micheletti, quien tras el derrocamiento asumió como gobernante 'de facto'.