Publicado 29/07/2020 09:00CET

HRW acusa al Gobierno sirio de abusos sexuales contra las comunidades transgénero y no binaria

Siria.- HRW acusa al Gobierno sirio de abusos sexuales contra las comunidades tr
Siria.- HRW acusa al Gobierno sirio de abusos sexuales contra las comunidades tr - Marwan Naamani - Archivo

Líbano, lugar de destino de muchos refugiados, es incapaz de ayudar a los supervivientes por falta de medios y conocimientos

MADRID, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

La organización pro Derechos Humanos Human Rights Watch ha acusado al Gobierno sirio de someter a abusos sexuales a hombres, niños y mujeres transgénero, así como integrantes de la comunidad no binaria --personas que no se autoperciben varón ni mujer-- durante el conflicto, una crisis agravada por la total falta de servicios en países de acogida como Líbano.

El informe 'Nos han tratado como monstruos', publicado este jueves, revela las múltiples vulnerabilidades a las que estas comunidades se han visto expuestas desde el principio de la guerra. La comunidad LGBTQ entera ha sido objeto de violencia pero rara vez el sector transgénero ha podido manifestar su dolor.

"Se les considera 'blandos'", lamenta el responsable del programa para los Derechos de la comunidad LGBTQ de Human Rights Watch, Zeynep Pinar Erdem, autora del informe.

"Los hombres y los niños, independientemente de su orientación sexual o identidad de género", prosigue, "son vulnerables a la violencia sexual en Siria y a menudo permanecen invisibles y sin el apoyo que todos los supervivientes de violencia sexual necesitan con urgencia".

VIOLENCIA CONTRA LOS VULNERABLES

En el informe, Human Rights Watch recoge 40 entrevistas con hombres homosexuales y bisexuales, mujeres transgénero e individuos no binarios, así como con cuatro hombres heterosexuales que experimentaron violencia sexual en Siria, todos refugiados en Líbano.

Los entrevistados denunciaron que habían sido acosados y abusados sexualmente en los puntos de control porque eran "de aspecto suave", lo que significa que se perciben como "afeminados" en este contexto.

En los centros de detención, fueron objeto intensos interrogatorios o torturas si su identidad sexual o de género quedaba expuesta. La violencia sexual también ha ocurrido dentro de las filas del Ejército sirio. Los entrevistados describieron haber sido objeto de violación, violencia genital, amenaza de violación, desnudez forzada y acoso sexual.

Asimismo, los supervivientes reconocieron que nunca buscaron ayuda médica por muchas razones, incluidas la vergüenza, el miedo y el estigma, y la falta de confianza en el sistema de atención médica. Los que huyeron a Líbano dijeron a Human Rights Watch que se encontraron con servicios limitados y apoyo inadecuado de organizaciones humanitarias que a menudo están mal financiadas y no están equipadas para satisfacer las necesidades de los sobrevivientes de violencia sexual.

De hecho, "los proveedores de servicios a menudo carecen de capacidad para atender a los supervivientes masculinos y algunos llegan incluso a menospreciarles, lo que acaba volviendo a traumatizar a quienes buscan ayuda", según el grupo.

TRAUMA Y DOLOR

Los supervivientes describen una variedad de síntomas emocionales y psicológicos consistentes con la depresión, estrés postraumático, trauma sexual y pensamientos paranoicos. También padecen secuelas físicas, incluido dolor intenso en el recto y los genitales, sangrado rectal y dolor muscular, y pueden haber contraído infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH.

En 2013, el Consejo de Seguridad de la ONU declaró por primera vez en la Resolución 2106 del Consejo de Seguridad que la violencia sexual relacionada con el conflicto también afecta a hombres y niños.

La agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y las organizaciones no gubernamentales, incluido el Proyecto Todos los Superviventes, la Comisión de Mujeres Refugiadas, Abogados y Doctores por los Derechos Humanos y el Proyecto de Ley de Refugiados, han proporcionado documentación significativa sobre la naturaleza y el alcance de la violencia sexual perpetrada contra los hombres y niños en Siria y en otros lugares, y las necesidades específicas de los supervivientes.

En marzo de 2018, la Comisión de Investigación Internacional Independiente sobre Siria publicó un informe con pruebas detalladas sobre la violencia sexual contra hombres y niños en el país que desembocó, el 23 de abril de 2019, en la resolución 2467 del Consejo de Seguridad de la ONU sobre violencia sexual relacionada con conflictos.

El texto reconoce que los hombres y los niños son objetivo de violencia sexual, tanto en entornos de conflicto como en las realidades posteriores a los mismos y la necesidad de un mayor apoyo médico y de salud mental para los sobrevivientes y hace un llamamiento a los países miembros de la ONU para garantizar que reciban acceso no discriminatorio a la atención médica y psicosocial en función de sus necesidades.

RECOMENDACIONES

En las conclusiones de su informe, Human Rights Watch recomienda a las organizaciones humanitarias y los proveedores de servicios en Líbano que proporcionen servicios médicos específicos, incluido el apoyo a la salud mental, a hombres y mujeres sobrevivientes de violencia sexual.

Asimismo, pide a las mismas que entrenen a su personal, incluidos administradores, trabajadores sociales y trabajadores médicos de primera línea sobre las necesidades específicas de hombres, niños y mujeres transgénero.

"Los hombres, los niños y las mujeres trans pueden experimentar una profunda vergüenza, estigma y silencio debido a la violencia sexual. Es vital desafiar los supuestos sociales y culturales de que deberían ser invulnerables", concluye Erdem.

"Los servicios deben financiarse y adaptarse para respaldar su acceso y atención, sin desviar la financiación de los servicios para mujeres y niñas", remacha.