HRW denuncia que los militares en México han cometido "graves violaciones" a los DDHH

Actualizado 23/01/2012 20:21:22 CET
STRINGER MEXICO / REUTERS

MÉXICO DF, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las Fuerzas Armadas mexicanas han cometido "graves violaciones" a los Derechos humanos, así como "ejecuciones, torturas y desapariciones forzadas" sin que la mayoría haya sido procesado por estos crímenes, ha denunciado la organización Human Rights Watch (HRW) en su informe correspondiente a 2011.

HRW señala que estas violaciones responden a que el Gobierno del presidente Felipe Calderón ha "delegado mayormente" al Ejército la lucha contra la violencia relacionada con el narcotráfico y la delincuencia organizada.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México (CNDH) ha publicado informes detallados sobre casi 90 casos registrados desde 2007 en los cuales determinó que miembros del Ejército habían cometido "graves violaciones de Derechos Humanos", pero además ha recibido casi 5.800 denuncias adicionales de hechos ocurridos entre 2007 y octubre de 2011, recuerda HRW.

La organización considera que una de las principales razones por las cuales persisten estos abusos por parte de las fuerzas militares es por el alto grado de impunidad. "La mayoría de los soldados que cometen violaciones de Derechos Humanos casi nunca responden por sus actos ante la justicia", resalta.

Las denuncias contra uniformados son investigadas y juzgadas por el fuero militar, a pesar de que la Suprema Corte de Justicia de México y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH) han insistido en que estos casos "deben ser investigados en la jurisdicción penal ordinaria".

La Procuraduría General de Justicia Militar ha comenzado con la investigación de 3.671 casos sobre abusos cometidos por miembros del Ejército contra civiles entre 2007 y junio de 2011. "Solamente 15 soldados fueron condenados durante ese período" y en noviembre del año pasado "otros 14 miembros del Ejército fueron condenados en otra causa", recuerda HRW.

Por otra parte, el informe alerta de que el sistema penal ordinario de México "no ofrece justicia a las víctimas de crímenes violentos y violaciones de Derechos Humanos", a causa de la "corrupción, capacitación y recursos insuficientes, y prácticas de policía abusivas sin ningún tipo de rendición de cuentas".

Uno de los aspectos que más preocupa a HRW es la tortura, práctica que "continúa representando un problema grave y en general estos hechos se producen en el período entre que las víctimas son detenidas arbitrariamente hasta que son puestas a disposición" de la Fiscalía.

"Durante este lapso, es habitual que las víctimas permanezcan incomunicadas", destaca la ONG. "Las tácticas más comunes incluyen golpizas, asfixia con bolsas de plástico, asfixia por ahogamiento, descargas eléctricas y amenazas de muerte", precisa.

La mayoría de los casos "no se investigan ni se juzgan", pero además las autoridades "no exigen que se practiquen adecuadamente los exámenes médicos obligatorios destinados a evaluar el estado físico y psicológico de posibles víctimas" de estos hechos.

PERIODISTAS, ACTIVISTAS Y MUJERES

HRW asegura que "numerosos periodistas, han sido "víctimas de graves persecuciones y ataques", especialmente aquellos que han realizado investigaciones vinculadas con el narcotráfico o han asumido una actitud crítica frente a las fuerzas de seguridad y las autoridades.

Entre el año 2000 y septiembre de 2011, fueron asesinados 74 periodistas, al menos ocho de ellos durante 2011. La mayoría de los casos han sido atribuidos al crimen organizado, sin embargo, HRW señala que "en algunos casos existen evidencias que señalan la posible participación de funcionarios públicos".

Según HRW, las autoridades "no han conseguido investigar ni juzgar adecuadamente delitos contra la prensa, ni tampoco han protegido a periodistas que están expuestos a graves riesgos, lo cual ha propiciado un clima de impunidad y autocensura".

El informe reconoce que el Gobierno de Calderón logró en 2010 ampliar el ámbito de aplicación y la autonomía de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra Periodistas, pero "desde entonces no hubo mejoras en el trabajo impulsado por esta fiscalía".

En este contexto, HRW alerta de que las leyes mexicanas no ofrecen una "protección adecuada a las mujeres y niñas contra la violencia doméstica y el abuso sexual", debido a que "algunas disposiciones son contrarias a los estándares internacionales".

"Las mujeres que han sufrido violaciones de Derechos Humanos en general no denuncian estos hechos a las autoridades, y quienes sí lo hacen suelen enfrentarse a una actitud de sospecha, apatía y menosprecio", subraya el documento.

Asimismo, "la actividad sindical legítima continúa siendo obstaculizada por convenios negociados entre los sectores gerenciales y los sindicatos afines a estos", los cuales no ofrecen otros beneficios que los mínimos reconocidos por las leyes mexicanas.

"Los trabajadores que intentan organizar sindicatos independientes se exponen a la posibilidad de perder sus empleos, ya que las lagunas jurídicas en las leyes sindicales y su aplicación deficiente por lo general impiden protegerlos frente a despidos dispuestos a modo de represalia", resalta.

En este sentido, se refiere a los defensores de Derechos Humanos, quienes "continúan siendo objeto de persecución y ataques, en algunos casos por parte de funcionarios públicos", al tiempo que las autoridades mexicanas "incumplen sistemáticamente la obligación de brindar protección adecuada" a estos activistas así como de investigar los delitos cometidos.

MIGRACIÓN

HRW dedica otro apartado a condenar los "graves abusos" que sufren "cientos de miles de migrantes", como "como agresiones físicas y sexuales, extorsión y robo" durante su paso por México. "Cerca de 18.000 migrantes son secuestrados cada año" a fin de conseguir dinero de sus familiares en Estados Unidos", puntualiza.

"Las autoridades no han adoptado medidas adecuadas para proteger a los migrantes, ni para investigar y juzgar a quienes cometen abusos contra ellos", pero además en "muy pocos" casos se informa a la persona sobre sus derechos.

RESPUESTA DE MÉXICO

El Gobierno de Calderón ha respondido a este informe asegurando que la actuación del Ejército está "apegada a derecho y con pleno respeto a los Derechos Humanos, anteponiendo de manera permanente la seguridad e integridad de la población".

"El Gobierno rechaza los señalamientos de HRW sobre las violaciones a los derechos humanos e impunidad de los cuerpos de seguridad federales en México y reitera su respeto irrestricto a los Derechos Humanos de todas las personas", señala un comunicado de la Secretaría (Ministerio) de la Gobernación.

La lucha contra el narcotráfico "se desarrolla en estricto apoyo a la estructura de seguridad pública, atendiendo a la problemática particular que pone en riesgo la integridad física de la población y limita el desarrollo de las actividades cotidianas de la sociedad", indica la nota.

Según datos oficiales, desde el 1 de diciembre hasta la fecha la CNDH ha recibido 6.065 quejas en contra de personal militar y ha emitido un total de 98 recomendaciones que involucran a 266 uniformados que han sido acusados o procesados, habiendo dictado hasta la fecha un total de 29 condenas.

La Armada de México ha recibido un total de 663 quejas, de las cuales 339 han sido concluidas. De éstas, 328 han quedado sin responsabilidad. Del total de denuncias, la CNDH ha emitido once recomendaciones, lo que representa un 0,0073 por ciento. Ante estos resultados, ocho oficiales han sido procesados y dos más están siendo investigados.

El Gobierno aclara además que "se han implementado una serie de acciones en la presente administración para fortalecer la cultura de su respeto y a los derechos fundamentales" como la creación de la Dirección General de Derechos Humanos del Ministerio de Defensa y la firma del convenio de colaboración entre la Comisión Nacional de Derechos Humanos y ese ministerio.