Publicado 18/02/2021 15:01CET

Hungría.- Bruselas amenaza con multar a Hungría si Orban no retira la ley contra la financiación extranjera de ONG

Hungría.- Bruselas amenaza con multar a Hungría si Orban no retira la ley contra la financiación extranjera de ONG
Hungría.- Bruselas amenaza con multar a Hungría si Orban no retira la ley contra la financiación extranjera de ONG - Jaroslav Nov·k/TASR/dpa

BRUSELAS, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha dado este jueves dos meses a Hungría para retirar la polémica ley contra la financiación extranjera de ONG que ya declaró ilegal hace meses el Tribunal de Justicia de la UE (TUE), o llevará de nuevo el caso ante la Justicia europea para reclamar una multa contra el Gobierno de Viktor Orban.

Bruselas ha iniciado un segundo procedimiento de infracción por este caso con el envío de una carta de emplazamiento a las autoridades húngaras para exigir el cumplimiento de la sentencia de junio del pasado año en la que el TUE declara la 'Ley de Transparencia' contraria a libertades fundamentales de la UE como la de libre circulación de capitales y la libertad de asociación.

El Ejecutivo comunitario considera que el Gobierno húngaro no ha tomado las "medidas necesarias" para cumplir con el fallo de la Justicia europea a pesar de "las reiteradas llamadas a hacerlo con carácter de urgencia" desde Bruselas.

Adoptada en 2017, la polémica norma impone obligaciones de registro, declaración y publicidad a organizaciones de la sociedad civil que reciben directa o indirectamente dinero del exterior, bajo la amenaza de sanciones.

Dicha ley, que fue vista como un intento por limitar la influencia del magnate George Soros, crítico con las políticas anti inmigración promovidas por el Gobierno húngaro, fue motivo para que Bruselas expedientara a Hungría al considerar que discrimina y restringe "desproporcionadamente" las donaciones desde el extranjero a organizaciones civiles.

En su sentencia de junio, el TUE dictaminó que ninguno de los objetivos de interés general invocados por Hungría podría justificar las disposiciones de la norma que limita la financiación de las ONG a partir de fondos extranjeros.