Publicado 02/03/2021 15:59CET

Hungría.- El Tribunal Europeo de Derechos Humanos considera que Hungría violó los derechos de una familia de migrantes

Archivo - Imagen de archivo de la frontera de Hungría con Serbia.
Archivo - Imagen de archivo de la frontera de Hungría con Serbia. - MATT CARDY/GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha fallado este martes en favor de una familia de cinco miembros solicitantes de asilo que consideraban que Hungría había violado sus derechos mientras estuvieron en el país.

El tribunal ha estimado de manera unánime que Hungría violó el artículo tres de la Convención Europea de Derechos Humanos al proporcionar un tratamiento inhumano o degradante a la familia.

También estimó --en una votación que terminó con seis votos a favor y uno en contra-- que Hungría había violado el derecho a la libertad y la seguridad y el derecho a que se decida sobre la legalidad de una detención rápidamente.

Por ello, el estado húngaro ha sido condenado a pagar por cada niño 6.500 euros y por cada adulto 4.500 euros en concepto de "daños no pecuniarios" y otros 5.000 euros "en general en respecto a costes y gastos".

EL CASO

La familia de cinco personas, compuesta por cuatro miembros afganos y uno iraní, fueron retenidos en aislamiento en la frontera con Serbia entre abril y agosto de 2017 mientras se tramitaba la solicitud de asilo debido a que la mujer estaba embarazada y tanto ella como uno de los niños tenían hepatitis B.

Entre las quejas de la familia se encontraban la falta de atención psicológica, la insuficiente y poco adecuada alimentación o la falta de posibilidades de recreo de los niños mientras duró el aislamiento.

Para el tribunal, el aislamiento ordenado sin base legal de la familia, supone una "privación de libertad 'de facto'", y ha denunciado que la Justicia húngara no se pronunciara sobre el estatus legal de esta medida.

En cuanto a la comida, el Gobierno húngaro aseguró que daba tres comidas al día a los niños, pero al padre no porque era la tercera vez que pedía asilo, pero que tenía libertad para comprar o recibir donaciones de ONG. Por contra, ha pesado la palabra de los demandantes que aseguraban que la madre no había recibido ropa para su maternidad y que la comida era "inadecuada".

El tribunal estima que por cuestiones de "proporcionalidad" el hombre debería haber recibido, ya que no podía salir de la instalación sin que se resolviera su solicitud de asilo, por lo que dependía de las autoridades húngaras.

Del mismo modo, denunciaron que no habían recibido atención psicológica y que los guardias varones no se retiraban ni cuando se hacían revisiones ginecológicas a la mujer.

En cuanto a las condiciones de habitabilidad, pasaron estos cuatro meses en un contenedor de 13 metros cuadrados que la familia denuncia que era "demasiado caluroso" y estaba "mal ventilado". Además, entre las camas que se les dieron, no había una cuna, por lo que el tribunal considera que las camas que se les entregaron no eran "adecuadas".