Publicado 27/10/2021 20:36CET

Hungría/UE.- Hungría cuestiona a Bruselas y defiende la política de los países bálticos en la frontera con Bielorrusia

Archivo - El ministro de Exteriores húngaro, Peter Szijjarto.
Archivo - El ministro de Exteriores húngaro, Peter Szijjarto. - -/Russian Foreign Ministry /dpa - Archivo

MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

Hungría ha defendido este miércoles la política de los países bálticos adoptada en referencia a la frontera con Bielorrusia y el aumento de los flujos migratorios ilegales, cuestionando si Bruselas "está en el mismo planeta" por cuestionar las vallas que países como Polonia han anunciado que levantarán.

"Las organizaciones internacionales están comenzando a perder la cordura sobre la migración por completo", ha arremetido también el ministro de Relaciones Exteriores húngaro, Peter Szijjarto, de visita en Estonia, donde ha abogado por "un discurso claro para fortalecer la importancia del control fronterizo a cada país que está bajo presión".

En este sentido, Szijjarto ha insistido en que hay dos amenazas a la seguridad de Europa Central, que son la presión migratoria y la "posición cada vez más peligrosa e irracional" de la ONU y la UE.

En referencia a Bruselas, ha arremetido contra los Veintisiete para criticar que "quieren admitir en la Unión Europea a personas que están atacando a los guardias fronterizos polacos y que de ninguna manera están dispuestos a aceptar nuestras reglas de conducta, nuestras leyes, que se están comportando agresivamente con nosotros", informa el diario 'Magyar Hírlap'.

"Europa Central debe saber que si no se defiende ella misma, nadie más la defenderá", ha concluido el jefe de la diplomacia húngara.

Polonia, Letonia y Lituania, puerta de entrada a la UE para migrantes que huyen de conflictos armados y penurias económicas, han denunciado en los últimos meses que la presión sobre sus fronteras ha aumentado, con miles de cruces ilegales registrados en lo que va de año.

La mayoría de migrantes ilegales proceden de Afganistán, Libia, Siria y otros países africanos. Bruselas ha acusado además al presidente de Bielorrusia de utilizar a los migrantes irregulares como "arma para un ataque híbrido que busca desestabilizar la UE".

El líder bielorruso, por su parte, ha alertado de que Mink no tiene "dinero ni fuerza" para contener el flujo migratorio, por lo que dejará que los migrantes avancen hacia otros países de la zona.