Publicado 31/05/2021 17:50CET

Iberoam.- Gallach pone en valor el espacio iberoamericano y sostiene que no tiene "sustituto" para España

Archivo - La secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica y el Caribe, Cristina Gallach.
Archivo - La secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica y el Caribe, Cristina Gallach. - David Zorrakino - Europa Press - Archivo

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

La secretaria de Estado de Asuntos Exteriores para Iberoamérica y el Caribe, Cristina Gallach, ha puesto en valor este lunes el espacio iberoamericano y las cumbres que se celebran bajo este paraguas y ha defendido que, para España, "no tienen sustituto".

En la conversación 30 años de las Cumbres Iberoamericanas, celebrada en el ciclo Diálogos con América Latina de Casa América y Fundación Carolina, Gallach ha reiterado el "compromiso" de España con el espacio iberoamericano, subrayando su "grandísimo valor".

"Es un espacio indispensable de nuestra acción exterior y uno de sus pilares", ha agregado, antes de enumerar asuntos relacionados con la movilidad del talento en la región, la lucha contra la violencia machista o la cultura. "Son lazos que queremos no solo cultivar, sino intensificar", ha continuado.

En este sentido, Gallach ha esbozado las prioridades y objetivos de la política iberoamericana de España y ha incidido en que la relación de España con América Latina es "sistémica". Así, ha aludido a reforzar los "lazos humanos" entre ambas regiones, al tiempo que ha recordado que 2,3 millones de personas que viven en España tienen doble nacionalidad, española y de algún país latinoamericano, y que 850.000 habitantes en España tienen una nacionalidad de América Latina.

Por otro lado, ha señalado que es "clave" que España contribuya al "fomento de la estabilidad institucional" en algunos aspectos de la región, ya que, en ocasiones, es "débil" o está "quebrada" y ha aludido directamente a la democracia o los Derechos Humanos. "España tiene 'know how'", ha defendido.

Otras de las prioridades españolas en el marco de la política iberoamericana es la colaboración para modernizar la economía de los países latinoamericanos y, en relación a esta, el apoyo a las inversiones y al comercio en América Latina. "Hay un retroceso", ha lamentado Gallach, que ha explicado que, en ese marco, la pérdida "significa que otros están recuperando (terreno) o entrando", aludiendo específicamente a China.

Asimismo, la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores para Iberoamérica y el Caribe ha mencionado la necesidad de renovar la solidaridad de España con Latinoamérica, algo que hay que llevar a cabo con "instrumentos de ayuda al desarrollo más eficaces y modernos". "España ha sido un grandísimo actor en la ayuda a la cooperación al desarrollo en la región y esa es una de nuestras prioridades", ha añadido.

Por último, ha hecho referencia a la necesidad de integrar más a Europa con América Latina, antes de matizar que, en estos momentos, se ha constatado un "retroceso paulatino" de Europa hacia la región. "No hay relaciones de altísimo nivel", ha puntualizado.

En este contexto, ha hecho referencia a reforzar el espacio iberoamericano en sí. "Es el espacio común, útil, necesario, eficaz, imprescindible", ha dicho. "Nuestros ejes de acción en los que estamos activos, aportando ideas y contribuyendo para que esta relación no sea de gobierno a gobierno y, para ello, las cumbres son un elemento importantísimo", ha agregado.

Por otra parte, Gallach se ha referido a la XXVII Cumbre Iberoamericana, que tuvo lugar entre el 20 y el 21 de abril, y ha confirmado que la "madurez" de la asociación se ha reflejado en lo ocurrido en Andorra, donde se pasó "del habla a la acción, dando respuestas a los problemas actuales". Según ha puntualizado, estos problemas son de triple naturaleza: económica, de desigualdad y medioambientales.

A juicio de Gallach, el sistema de cumbres iberaomericanas conlleva una "energía adicional" en "ideas y propuestas" para hacer frente a estos problemas, que a su vez están enmarcados en la Agenda 2030, que ha definidido como "una caja de herramientas en sí misma para abordar los problemas de la globalización".

"EVOLUCIÓN" DE LA COMUNIDAD IBEROAMERICANA

Por su parte, la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, también presente en el evento, ha destacado la "evolución" de la comunidad iberoamericana desde la primera cumbre, que se celebró en Guadalajara, México, en 1991.

"Eso comienza como un mecanismo de cumbres, que se sucedían unas a otras, pero sin institucionalidad", ha explicado, remarcando que, este "mecanismo de diálogo al más alto nivel posible" fue muy "importante". A partir de 2005, con la creación de la Secretaría General Iberoamericana, se dota a la asociación de un "carácter más permanente, no solo en el momento de las cumbres, sino entre cumbres", ha continuado.

En referencia a la etapa actual, Grynspan ha señalado que el espacio iberoamericano se encuentra en una fase de "renovación" para "pasar de ser una conferencia a una comunidad". "Nuestros problemas son comunes y eso es un elemento muy especial en este espacio", ha indicado, al tiempo que ha especificado que la comunidad iberoamericana está formada por "iguales" que se relación entre sí "de manera simétrica y horizontal".

A su juicio, el "principal" logro en estos 30 años ha sido "mantener una apuesta por el diálogo, por la cooperación y por la paz" en la región. "Eso cuando vemos el mundo que tenemos no es un elemento menor", ha añadido.

Grynspan, que ha señalado uno de los rasgos más definitorios de la relación en el espacio iberoamericano es la "confianza", a pesar de las "diferencias", también ha valorado la Cumbre Iberoamericana de Andorra. Así ha enfatizado que, como resultado, se lograron consensuar "grandes acuerdos". "Hablamos de las cosas que eran importantes para nuestros países", ha insistido, mencionando la salud o la sostenibilidad ambiental. "Los temas eran relevantes y por eso la cohesión, eran los temas de todos", ha argüido.

También, la secretaria general iberoamericana ha puesto de manifiesto que "impresionante apoyo" que España ha prestado a la comunidad latinoamericana durante la pandemia y ha agradecido el anuncio del presidente, Pedro Sánchez, de donar 7,5 millones de vacunas contra la COVID-19 a América Latina, hecho precisamente en la cumbre de Andorra. "El anuncio de España fue un elemento muy importante, que puede ser emulado", ha dicho.

Contador