Actualizado 19/12/2007 15:03 CET

Iberoam.-Moratinos asegura que la política del Gobierno ha protegido intereses españoles en Venezuela, Ecuador y Bolivia

El ministro afirma en el Senado que la "capacidad de influencia" española ha posibilitado avances hacia la democracia en Cuba

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, aseguró hoy que la política exterior del Gobierno en Iberoamérica ha permitido salvaguardar los intereses empresariales españoles en países como Venezuela, Bolivia o Ecuador. Asimismo, afirmó que la "capacidad de influencia" de España en Cuba ha posibilitado la liberación de presos políticos y la reciente firma por parte de La Habana del Derechos Sociales y Políticos.

Durante su respuesta a una interpelación presentada por el senador popular Dionisio García Carnero sobre la política del Gobierno en Iberoamérica, el ministro afirmó que cuando el PP "habla de deriva populista" en América Latina "se olvida señalar que muchos de estos países han tenido que superar lo que era la total exclusión de la gran mayoría de la población, ya sea en Ecuador, ya sea en Bolivia, que no participaban, que no eran ciudadanos políticos, sino ciudadanos económicos y sociales, que no tenían derechos".

En estos países, prosiguió, los recientes cambios políticos "han permitido que ahora tengamos una sociedad integrada, con dificultades, con contradicciones desde luego, pero con una nueva apertura democrática para consolidar su futuro, y ahí tiene que estar España, en momentos difíciles, defendiendo a los españoles".

Moratinos aseguró que gracias a la gestión del Gobierno, las empresas radicadas en Bolivia "han conseguido un acuerdo cuando otras empresas extranjeras no lo han conseguido", al tiempo que afirmó que "gracias a la Embajada de España, a la relación que tiene España con Venezuela," se ha resuelto "un número muy significativo de situaciones de tierras confiscadas".

"Precisamente por eso, por el objetivo de defender los intereses españoles, España tiene que tener una relación intensa con todos los países, incluidos ésos", aseveró.

Asimismo, Moratinos aseguró que él ha sido "el ministro de Asuntos Exteriores que más veces ha visitado Latinoamérica" y lamentó que el PP se interese sobre todo por las relaciones de España con "esos amigos del eje del mal", en referencia a Venezuela, Ecuador, Cuba y Bolivia, y no mencione los acuerdos de asociación estratégica que España mantiene con México, Brasil, Chile y Argentina.

"Las cifras no mienten", afirmó el ministro, quien aseguró que la inversión neta española en Iberoamérica es de 100.000 millones de euros, "el diez por ciento del Producto Interior Bruto", y que las principales inversiones en el subcontinente se encuentran, por ese orden, en Brasil, México, Chile y Argentina. Ese "dinamismo se debe a nuestra presencia", aseveró Moratinos, quien pidió que se recuerde "cómo estaban protegidas las empresas españolas en Argentina cuando llegamos al Gobierno".

CUBA

En cuanto a Cuba, el ministro afirmó que la política seguida por España "es la que ahora sigue la Unión Europea". "Suprimimos las sanciones de 2003, las suspendimos, y hemos logrado la liberación de un número importante de presos políticos, que antes no estaban liberados, ahora pueden criticar, pueden manifestarse, gracias a la política española", manifestó.

"La Unión Europea lo ha entendido, ha abierto un diálogo político y de Derechos Humanos con Cuba, y ha abierto una troika política para precisamente trabajar en un momento histórico que está viviendo Cuba", cuyo Gobierno, agregó, "acaba de anunciar la firma del Pacto de Derechos Sociales y Político". "¿Por qué no lo habían hecho antes y lo hacen ahora?", se preguntó. "Será también porque nosotros hemos tenido capacidad de influencia", concluyó.

Durante su interpelación, Dionisio García Carnero denunció las "reiteradas muestras de simpatía, complicidad y apoyo del Gobierno español" hacia regímenes y partidos de "deriva populista". "Han sido sus mejores amigos durante esta legislatura, y con esos amigos por el mundo", aseveró, "España ha perdido el liderazgo político que debía ostentar en América Latian y ha dejado de ser una referencia democrática".