Iberoamérica.-Colombia y Ecuador acaparan el 80% de violencia política del continente latinoamericano, según un estudio

Actualizado 14/02/2006 0:38:00 CET

MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

Colombia y Ecuador acaparan más del 80 por ciento de la violencia política registrada en todo el continente latinoamericano, según revela un informe realizado por el Observatorio Político Sudamericano (OPSA), con sede en Río de Janeiro (Brasil), y basado en todos los países del de América del Sur a excepción de Guyana y Surinam.

El análisis, realizado a partir de una investigación de las informaciones publicadas por los medios de comunicación entre los meses de febrero y noviembre de 2005, en el que se concluye que la violencia ha disminuido en general desde la desaparición de las dictaduras imperantes en las décadas de los sesenta, setenta y ochenta en toda la región, a pesar de lo que en Colombia y Ecuador, los índices son más altos.

Así, Colombia se llevó la palma en sucesos violentos, pues de las 1.603 víctimas mortales registradas en la región en este período, el 55,3 por ciento se produjeron en Colombia. En concreto a partir del análisis de los principales periódicos latinoamericanos se contabilizaron 593 colombianos muertos en conflictos políticos, de los que 118 fueron civiles. Además, el 67 por ciento de esos fallecimientos fue el conflicto armado que sufre el país gobernado por Alvaro Uribe desde hace cuatro décadas.

Le siguen en altos niveles de violencia Ecuador y Bolivia, donde las reivindicaciones por la ley de hidrocarburos y por el establecimiento de la Asamblea Constituyente, dieron al traste con la presidencia del anterior mandatario, Carlos Mesa

El análisis fue realizado a partir de las noticias difundidas en los diarios y periódicos y está dividido en cuatro tipos de violencia: muertos, heridos, secuestrados y desaparecidos, y de autoridades.

La violencia en Argentina supuso el 4,3 por ciento, y países como Brasil, Uruguay, Paraguay y Chile revelaron un bajo número de este tipo de violencia.

En el caso chileno, no fue registrado ningún tipo de violencia política en 2005. En Brasil, Uruguay y Paraguay esos números no alcanzaron el 1 por ciento de la violencia de la región.