Incertidumbre dentro y fuera de Venezuela mientras EEUU retira al personal 'no esencial'

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
REUTERS / HANDOUT .
Publicado 25/01/2019 19:04:13CET

   Rusia y México se ofrecen para mediar, Guaidó puede ser encarcelado en cualquier momento y la Unión Europea exige que se convoquen elecciones

   MADRID, 25 Ene. (OTR/PRESS) -

   Mientras la incertidumbre sobre lo que puede suceder en Venezuela se mantiene dentro y fuera de las fronteras del país caribeño, Estados Unidos ya ha ordenado a su personal "no esencial" que abandone territorio venezolano ante lo que pudiera ocurrir. Y es que, en estos días de convulsión política han muerto al menos 26 personas y 364 han sido detenidas.

   Un presidente, Nicolás Maduro, respaldado por el Ejército y el autoproclamado Juan Guaidó, escondido desde el jueves, anuncia ser consciente de que puede ser detenido en cualquier momento en el que reaparezca.

   Rusia y México se han ofrecido este viernes a mediar entre gobierno y oposición aunque Estados Unidos quiere que los empleados no esenciales de la Embajada y sus familias salgan de Venezuela.

   Entretanto, la Unión Europea se ha reunido este viernes para intentar ofrecer una postura unitaria sobre cómo enfrentarse a la crisis que se ha desatado en Venezuela, aunque no terminan de aclararse sobre si reconocerán o no a Guaidó como presidente del país.

   Los Veintiocho discutieron la opción de reconocer al presidente de la Asamblea Nacional como jefe del Ejecutivo por primera vez este viernes, en el Comité de Política y Seguridad (COPS) de la Unión Europea, que reúne a los embajadores competentes del seguimiento de la política exterior y de defensa común europeas.

   Austria y Grecia han rechazado, sin embargo, un reconocimiento inmediato a Guaidó por parte del bloque europeo, según han confirmado fuentes diplomáticas.

   España propuso esta mañana a sus socios el reconocimiento de Guaidó, si no hay una convocatoria inmediata de elecciones y su propuesta fue respaldada apoya por otros tres o cuatro países del Norte y Europa central.

   Por su parte, Francia planteó como fórmula intermedia dar un plazo de "ocho días" al Gobierno de Nicolás Maduro para que se comprometa a convocar elecciones libres y en caso contrario reconocer a Guaidó, según varias fuentes conocedoras de la reunión.

   El Gobierno de Maduro tendría que aceptar que pudieran participar "todos" los candidatos de la oposición, así como la presencia de observadores internacionales, han explicado fuentes diplomáticas. La propuesta francesa ha sido respaldada por España, Portugal, Alemania, Reino Unido, Países Bajos, Dinamarca y República Checa. No todos los países han expresado aún su posición.

   Pero la incertidumbre sobre qué puede suceder en las próximas horas es absoluta. De hecho, el propio Guaidó es consciente de que su arresto puede ser cuestión de horas. Se enfrenta a la cárcel casi con seguridad, aunque este mismo viernes ha dicho que no descarta ofrecer una amnistía a Maduro en una eventual transición si da un paso atrás, según ha señalado en una entrevista para la cadena de televisión estadounidense Univisión.

   La oleada de violencia que se ha desatado de nuevo en las calles desde este lunes es una de las causas que alega Washington para retirar a parte del personal, a pesar de que el jueves dijeran que no asumían las órdenes de expulsión de Maduro, al no reconocerle como presidente.

   El viernes, y después de que el Ejército se haya posicionado a favor del líder chavista, el Departamento de Estado de Estados Unidos justifica el cambio de decisión y cita como una de las razones la "protesta civil" que se produce "casi sin previo aviso" y "suele provocar una fuerte respuesta de las fuerzas de seguridad que incluye el uso de gases lacrimógenos, espray pimienta, cañones de agua y balas de goma contra los manifestantes", así como derivar en "saqueos y vandalismo".

   "Las fuerzas de seguridad han detenido arbitrariamente a ciudadanos estadounidenses durante largos periodos, puede que la Embajada no sea notificada y que se les niegue o se retrase deliberadamente la asistencia consular", ha añadido.

   También ha aludido a "la falta de agua, comida, medicamentos y electricidad", además de a una "pobre infraestructura sanitaria".

   Ha señalado igualmente a la "criminalidad", advirtiendo de que algunas zonas como Caracas y sus alrededores y la frontera con Colombia son particularmente peligrosas.

   Maduro anunció el miércoles la ruptura de relaciones con Estados Unidos y dio al personal norteamericano 72 horas para abandonar el país. Además, ha retirado a todo el personal de los consulados y de la Embajada en Washington.

   Guaidó, por su parte, ha pedido a las misiones diplomáticas que permanezcan en Venezuela, incluida la de Estados Unidos, aunque ha advertido de que los funcionarios consulares "que atendiendo el llamado de la autoridad legítima de Venezuela se quedan en el país" podrían ser agredidos por agentes 'chavistas'.

   Maduro instó el jueves a los poderes públicos a "actuar en consecuencia para respaldar una conciencia republicana que exige Justicia". Tanto el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maikel Moreno, como el fiscal general, Tarack William Saab, han denunciado que Venezuela está siendo víctima de un "golpe de Estado" y se han posicionado al lado de Maduro.

   Ante la incertidumbre que se vive dentro y fuera de Venezuela, Rusia se ha ofrecido este viernes a mediar entre las dos partes enfrentadas. Moscú es uno de los principales aliados de la Venezuela de Maduro. México también ha reiterado su oferta para ser mediador en el diálogo.

Contador