Publicado 29/09/2020 11:20CET

India.- Amnistía Internacional cierra sus oficinas en India después de que el Gobierno congelara sus cuentas

India.- Amnistía Internacional cierra sus oficinas en India después de que el Go
India.- Amnistía Internacional cierra sus oficinas en India después de que el Go - Michael Kappeler/dpa - Archivo

MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional ha anunciado este martes el cierre de sus oficinas en India después de que el Gobierno del país congelara sus cuentas bancarias el pasado 10 de septiembre, en lo que la organización califica como una "caza de brujas" contra las organizaciones de Derechos Humanos.

La ONG ha señalado en un comunicado que "se ha visto obligada" a parar sus campañas e investigaciones en el país asiático, así como a "dejar ir" al personal que tenía empleado.

"La continua mano dura con Amnistía Internacional India en los últimos dos años y el completo congelamiento de las cuentas bancarias no es accidental", ha señalado el director ejecutivo de la organización en el país, Avinash Kumar.

Kumar ha atribuido el "constante acoso de las agencias del Gobierno" a las "llamadas a la transparencia" realizadas por la organización que dirige, así como a la petición de rendimiento de cuentas a la Policía de Delhi y el Gobierno Indio tras presuntas "graves violaciones de los Derechos Humanos" en las manifestaciones de Nueva Delhi y la Cachemira india.

Durante el mandato del Gobierno indio dirigido por Narendra Modi, las tensiones en Cachemira, cuya soberanía India se disputa con Pakistán, se han elevado en numerosos momentos. En agosto de 2019, el Gobierno indio anunció la eliminación de la autonomía especial de la que gozaba la región y detuvo a cientos de dirigentes locales, lo que suscitó protestas en el país.

UNA EXTENSIÓN DE "LA POLÍTICA REPRESIVA"

En su comunicado, Amnistía Internacional ha señalado que el congelamiento de sus cuentas se trata de una "extensión" de la "política represiva del Gobierno" contra aquellos que "dicen la verdad al poder" y lo han considerado un ataque contra la libertad de expresión.

El Gobierno indio ha realizado varias investigaciones contra la organización por presuntamente "incumplir las leyes locales sobre la recepción y uso de financiación extranjera", según la agencia de noticias Bloomberg.

Por su parte, Amnistía Internacional se ha defendido de estas acusaciones en su comunicado y ha señalado que operan en el país con un modelo de financiación distinto para acatar las leyes locales que se basa en la recaudación de fondos a nivel nacional.

Según esta institución solidaria que fiscaliza el cumplimiento de los Derechos Humanos en el mundo, más de cuatro millones de indios han apoyado alguna de sus acciones y alrededor de 100.000 han realizado contribuciones económicas para financiar sus proyectos.

La marcha de Amnistía Internacional del país tiene lugar en un clima en el que las críticas internacionales contra la represión del Gobierno de Modi aumentan. La organización Freedom House, que monitorea el cumplimiento de los Derechos Humanos y la democracia en el mundo, señaló en su índice de 2020 a India como "país en el foco" por los cambios significativos que afectaron a su calidad democrática durante 2019.

Freedom House alertó del "alarmante distanciamiento de las normas democráticas" del Gobierno de Modi y criticó las políticas nacionalistas de su Ejecutivo que perjudican a los musulmanes en el país, la restricción de la autonomía en Cachemira, así como las detenciones a activistas y líderes políticos en estas regiones.

Contador