Publicado 30/11/2020 13:08CET

Indonesia.- La ONU se declara "perturbada" por la reciente escalada de violencia en dos provincias de Indonesia

22 August 2019, Indonesia, Jakarta: Students from Papua Province take part in a protest in front of Merdeka Palace to call for a referendum on independence in their homeland. Photo: Donal Husni/ZUMA Wire/dpa
22 August 2019, Indonesia, Jakarta: Students from Papua Province take part in a protest in front of Merdeka Palace to call for a referendum on independence in their homeland. Photo: Donal Husni/ZUMA Wire/dpa - Donal Husni/ZUMA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

La portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Ravina Shamdasani, ha mostrado este lunes su "perturbación" por la escalada de violencia registrada durante las últimas semanas en las provincias indonesias de Papúa y Papúa Occidental, al tiempo que ha mencionado el riesgo de que surjan tensiones renovadas en la zona.

En este sentido, Shamdasani ha aludido a varios incidentes. El 22 de noviembre, dos jóvenes de 17 años recibieron disparos en un presunto tiroteo con la Policía y uno de ellos murió como resultado de los mismos. Los cuerpos de los jóvenes se encontraron en el distrito Gome, ubicado en Papúa Occidental.

Por otra parte, entre septiembre y octubre se han registrado una serie de asesinatos preocupantes, según la portavoz de Naciones Unidas. Han muerto al menos seis personas, incluidos activistas, trabajadores religiosos y habitantes no indígenas de ambas provincias. También han muerto al menos dos miembros de las fuerzas de seguridad indonesias en choques relacionados con los asesinatos anteriores.

Una investigación llevada a cabo por la comisión indonesia de Derechos Humanos concluyó que un trabajador religioso, el cura protestante Yerimia Zanambani, podría haber muerto a manos de las fuerzas de seguridad.

Shamdasani también se ha referido a las informaciones que apuntan a los "numerosos arrestos" realizados en estas dos provincias. Según ha trasladado, 84 personas, incluido el conocido defensor de los Derechos Humanos de Indonesia Wensislaus Fatuban, fueron detenidos y encarcelados el 17 de noviembre en la regencia de Merauke, en Papúa.

Según la portavoz del organismo de la ONU, la detención de estas personas, entre las que también había miembros de la organización de indígenas papúes Asamblea de la Gente de Papúa (MRP, por sus siglas en inglés), se produjo antes de que tuviera lugar una consulta pública sobre la implementación de la Ley de Autonomía Especial en ambas provincias. Fatuban y el resto de detenidos fueron liberados el 18 de noviembre.

Expertos de Derechos Humanos de la ONU han expresado reiteradamente su preocupación por la intimidación, el acoso, la vigilancia y la criminalización a la que se ven sometidos los defensores de Derechos Humanos a la hora de ejercer sus libertades fundamentales.

A juicio de Shamdasani, la violencia reciente y las detenciones formar parte de una tendencia que la oficina de la ONU lleva observando desde diciembre de 2018, después del asesinato de 19 personas en la regencia de Nduga.

Hubo una escalada en la violencia en agosto de 2019, cuando se registraron protestas antirracistas en Papúa después de la detención de varios estudiantes papúes y el trato discriminatorio que recibieron.

Por otro lado, las fuerzas militares y de seguridad han aumentado en número en la región y, en este sentido, ha habido informaciones que apuntan a asesinatos extrajudiciales, un excesivo uso de la fuerza, detenciones e intimidación y acoso "continuos" contra defensores de los Derechos Humanos, algo que también "preocupa" a Naciones Unidas.

DEFENDER DERECHOS BÁSICOS E INVESTIGAR LA VIOLENCIA

Así las cosas, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha urgido al Gobierno de Indonesia a defender los derechos a la libertad de expresión, asamblea pacífica y asociación.

Del mismo modo, han pedido a las autoridades indonesias que inicien unas investigaciones "imparciales e independientes" sobre todos los actos de violencia, especialmente por los asesinatos, y que los responsables, sin importar quiénes sean, rindan cuentas.

Por último, y en el marco de la discusión sobre la Ley de Autonomía Especial, la ONU ha pedido a todas las partes evitar "más violencia". "Hay una necesidad urgente de una plataforma para un diálogo significativo e inclusivo con las personas de Papúa y Papúa Occidental para abordar agravios económicos, sociales y políticos de larga duración", ha agregado.

"También existe una clara necesidad de garantizar la rendición de cuentas por las violaciones y abusos a los Derechos Humanos pasados y recientes", ha remachado Shamdasani.