Publicado 05/12/2019 02:19CET

El informe final de la OEA concluye que hubo "manipulación dolosa" y "parcialidad" en las elecciones en Bolivia

Una seguidora de Morales con una bandera whipala durante las manifestaciones en Bolivia.
Una seguidora de Morales con una bandera whipala durante las manifestaciones en Bolivia. - Gaston Brito/dpa

Aunque el texto no habla de fraude, confirma acciones "deliberadas" a favor de Morales

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Organización de los Estados Americanos (OEA) ha concluido en el informe final sobre las elecciones celebradas el pasado 20 de octubre en Bolivia que hubo "manipulación dolosa" y "parcialidad" en el proceso electoral, así como "irregularidades graves", tales como la "falta de resguardo de las actas" y la pérdida de "material sensible".

El documento señala que el equipo auditor ha detectado manipulación en dos planos: a nivel de las actas --mediante la alteración de las mismas y la falsificación de las firmas de jurados de mesas--, y en el procesamiento de resultados dado el "direccionamiento del flujo de datos a dos servidores ocultos y no controlados por el personal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), lo que hizo posible la manipulación de datos y suplantación de actas.

"A ello se suman irregularidades graves, tales como la falta de resguardo de las
actas y la pérdida de material sensible", ha indicado la OEA, que estima que "los hallazgos detallados revelan, asimismo, la parcialidad de la autoridad electoral".

"Los vocales del TSE, quienes debían velar por la legalidad e integridad del proceso, permitieron que se desviara el flujo de información hacia servidores externos, destruyendo toda confianza en el proceso electoral", han aseverado.

En este sentido, el texto refleja la importancia de "tener en cuenta que este ha sido un ejercicio de auditoría acotado, tanto en el tiempo del que se dispuso como en relación con los componentes del proceso que fueron analizados".

No obstante, ha matizado que "excede a este informe lo ocurrido en la etapa previa al proceso y los hallazgos de la Misión de Observación de la OEA respecto a la inequidad de la contienda y el accionar del TSE en la fase anterior a los comicios".

"Los hallazgos son contundentes. El equipo auditor no puede ignorar el conjunto de manipulaciones e irregularidades observadas a través del trabajo en terreno y del análisis de las más de 200 denuncias y comunicaciones con información que se recibieron. Hacerlo sería un acto de suma irresponsabilidad y supondría incumplir el mandato asumido al momento en que se aceptó realizar la auditoría", ha subrayado la organización.

Así, ha afirmado que el margen de victoria del expresidente Evo Morales en la primera vuelta de las presidenciales es "mínimo" si se lo compara con el volumen de las manipulaciones y alteraciones detectadas en el marco del proceso electoral.

El documento de la OEA es de gran relevancia ahora que Morales se encuentra en México como asilado tras presentar su dimisión el pasado 10 de noviembre después de que dicha organización asegurara haber detectado "irregularidades" en los comicios.

La crisis desatada en el país tras las elecciones ha enfrentado a simpatizantes y detractores del líder indígena y se ha saldado hasta el momento con más de 30 muertos en el marco de enfrentamientos contra las fuerzas de seguridad. Al frente del país se encuentra ahora Jeanine Áñez, que accedió al cargo ante el vacío de poder y tras autoproclamarse presidenta interina de Bolivia dada su condición como vicepresidenta segunda del Senado.

Los detractores de Morales aseguran que hubo fraude electoral y tildan al anterior Gobierno de "dictatorial", mientras que los seguidores de su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS), creen que el exdirigente ganó los comicios en primera vuelta pero fue víctima de un "golpe de Estado" cuando el Ejército le "sugirió" que abandonase el cargo.

El informe de la OEA busca esclarecer si se incurrió o no de forma deliberada en irregularidades y determinar de esta forma la legitimidad de las elecciones. La organización recoge así una lista de hallazgos divididos por el grado de intencionalidad a la hora de "manipular" los comicios.

ACCIONES DELIBERADAS

Pese a que el texto no incluye la palabra "fraude" en ningún momento, sitúa como principal indicio de manipulación la paralización "intencional y arbitraria, sin fundamentos técnicos" del Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (TREP) cuando el "conteo rápido" llevaba ya el 83,76 por ciento de un 89,34 por ciento de las actas que "ya habían sido transmitidas y estaban en el sistema TREP".

"El TSE ocultó a la ciudadanía, de manera deliberada, un 5,58 por ciento de actas que ya se encontraban en el sistema TREP pero que no fueron publicadas", ha denunciado la OEA.

Además, la organización ha alertado de que se introdujeron servidores no previstos en la infraestructura tecnológica, a los cuales "se desvió de manera intencional el flujo de información del TREP". "Los servidores se emplearon para la transcripción y verificación de actas así como para el flujo de otros datos asociados provenientes del TREP", recalca.

Uno de estos servidores habría registrado actividad inclusive durante el tiempo en que el sistema de resultados preliminares se encontraba "apagado", tal y como asegura el informe, que acusa a las autoridades de mentir sobre la "configuración real del servidor oculto, el BO1", que fue detectado por la empresa auditora.

"La existencia de Bases de Datos en un servidor oculto y declarado como pasarela es extremadamente grave y merece una investigación especial en una ulterior judicialización. Se evadieron intencionalmente los controles de la empresa auditora y se redirigió el tráfico hacia una red que estaba fuera del dominio, administración, control y monitoreo del personal del TSE", señala el documento.

IRREGULARIDADES GRAVES

Para la OEA no se "preservaron los metadatos de las imágenes del TREP a fin de determinar la autenticidad de las imágenes y la identificación de la fuente de adquisición de estos archivos", lo que constituye una irregularidad grave. Son estas anomalías las que la organización no ha podido verificar si se llevaron a cabo con la intención de manipular las elecciones.

Por otra parte, el documento asegura que "existieron imágenes de actas del exterior incorporadas a través de una funcionalidad denominada 'Actas Rezagadas'. "Esto es por fuera del circuito previsto de envío de imágenes de actas. La persona a cargo de dicha funcionalidad ingresaba tanto la imagen del acta, como los datos de la misma", ha explicado.

Adicionalmente, continúa, "la aplicación permitía el ingreso directo de actas sin ser transmitidas desde un teléfono móvil. En este caso, fueron ingresadas por un funcionario del Servicio de Registro Cívico (SERECI). Es importante destacar que el sistema TREP tiene la funcionalidad de borrar imágenes".

"Se accedió durante el proceso de Cómputo Oficial directamente a modificar datos de la Base de
Datos mediante sentencias SQL (que permiten cambiar datos sin utilizar la aplicación), para resolver
fallas en un algoritmo de cálculos. Sólo en este acceso, que se llevó adelante 20 minutos después de un acceso directo a las bases de datos (...) se modificaron los datos de 41 mesas directamente sobre la base de datos", sostiene el documento.

Por otra parte, la OEA ha subrayado que se detectaron negligencias sin indicios de intencionalidad pero que pudieron facilitar acciones que "potencialmente vulneraron el proceso electoral".

Ya en el informe preliminar entregado a mediados de noviembre el equipo técnico de la entidad analizó cuatro elementos --tecnología, cadena de custodia, integridad de las actas y proyecciones estadísticas-- y concluyó que en todos ellos "se encontraron irregularidades que varían desde muy graves hasta indicativas".

La organización, que ha llamado a la calma en todo momento, consideraba en dicho informe que aunque resultaba "posible que el candidato Morales quedara en primer lugar, es improbable estadísticamente que obtuviera el 10 por ciento de diferencia de votos necesario para evitar una segunda vuelta", por lo que pidió una anulación y repetición de los comicios.