Actualizado 23/02/2013 23:47 CET

Investigan la muerte a tiros de un sindicalista chileno

SANTIAGO, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Policía de Investigaciones de Chile ha abierto una investigación sobre la muerte del sindicalista Juan Pablo Jiménez, abatido el pasado jueves de un tiro en la cabeza en dependencias de la empresa Azeta en Santiago de Chile. Jiménez era el presidente del Sindicato Nº1 de Azeta y estaba previsto que declarara en un tribunal para denunciar abusos laborales.

"Él fue visto por compañeros de trabajo sentado en una banca, al interior de la empresa, justo a la salida de la oficina de su jefatura, revisando documentación relacionada con la actividad sindical", explica su sindicato en un comunicado recogido por el diario chileno 'La Nación'.

"Minutos después, el trabajador Mario Gutiérrez lo encontró sin vida, sentado en la misma banca donde había sido visto hace un momento. Un charco de sangre rodeaba el lugar", prosigue.

La asesora laboral del sindicato Margarita Peña ha recordado que Jiménez tenía una audiencia este viernes para denunciar abusos laborales. "Hoy había una audiencia en que Juan Pablo era partidario de denunciar, ante los Tribunales y la Dirección del Trabajo, todos los atropellos de los derechos laborales y, especialmente, los despidos injustificados. Hace poco echaron a dos trabajadores, arbitrariamente después de 9 años y se les acusa de ser 'reducidos de mente', en palabra de la gerenta de recursos humanos", ha explicado Peña, según publica el diario 'El Dinamo'.

Los familiares del dirigente señalaron que están estudiando la posibilidad de interponer una querella criminal por la muerte de Jiménez. Sin embargo, la Policía trabaja con la hipótesis de que fue una "bala loca" la responsable de la muerte del sindicalista.

Es lo que se deduce de la grabación de la cámara de seguridad de la empresa y los peritajes balísticos. La bala tendría un origen externo a la empresa, y por tanto se inició un empadronamiento de las poblaciones cercanas para determinar al responsable del disparo.

"Realizados los peritajes balísticos respectivos, entrevistado a los colegas y compañeros de trabajo, y recabada una grabación de una de las cámaras de seguridad de la empresa, la línea investigativa nos orienta a que el señor Jiménez fue víctima de lo que comúnmente denominamos una bala perdida", ha señalado el comisario Francisco Orellana, de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones.