Publicado 09/12/2019 17:29:03 +01:00CET

Irak.- Irak convoca a los embajadores de cuatro países por sus críticas a la represión de las protestas en el país

MADRID, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Exteriores de Irak ha convocado este lunes a los embajadores de Alemania, Canadá, Francia y Reino Unido en protesta por las críticas de sus embajadas a la represión de las movilizaciones antigubernamentales en el país.

El vicesecretario del Ministerio, Abdulkarim Hashim, ha recalcado que "Irak mantiene relaciones diplomáticas con los países del mundo bajo el principio de defender los intereses comunes y hacer frente a los riesgos en común y según el principio (...) de no interferencia en los asuntos internos".

Por ello, ha recalcado que Bagdad "rechaza el contenido" del comunicado conjunto publicado por las embajadas de los citados países y ha agregado que "supone una interferencia en los asuntos internos".

Asimismo, Hashim ha sostenido que el comunicado "representa una clara violación del primer artículo de las Convenciones de Viena sobre la regulación de las relaciones entre los países", según ha recogido la cadena de televisión iraquí Al Sumaria.

En su comunicado, las embajadas de Alemania, Reino Unido y Francia países condenaron "el asesinato de manifestantes pacíficos desde el 1 de octubre, incluido el asesinato de más de 25 manifestantes en Bagdad durante el fin de semana".

Los países reclamaron al primer ministro en funciones, Adel Abdul Mahdi, que "garantice la protección de los manifestantes e investigue y haga rendir cuentas a los responsables de los asesinatos".

"Ningún grupo armado debería poder operar al margen del control del Estado", dijeron, al tiempo que pidieron al Ejecutivo que aplique su decisión de "ordenar que las Fuerzas de Movilización Popular (FMP) estén lejos de los lugares de las protestas y que los que violen la orden rindan cuentas".

Por su parte, el embajador canadiense, Ulric Shannon, afirmó a través de su cuenta en Twitter que "en ningún país soberano se permite al Estado autorizar la presencia de grupos armados que representen programas especiales".

Así, pidió a las autoridades que "asuman sus responsabilidades respecto a los criminales que atacaron a manifestantes". "El Estado debe proteger a sus ciudadanos en el marco de la ley. Si no, ¿cómo restaurar la estabilidad?", se preguntó.

Naciones Unidas calificó el sábado de "atrocidad" los ataques contra manifestantes desarmados acaecidos el viernes en Bagdad, epicentro de las protestas contra el Gobierno, al tiempo que pidió a las Fuerzas Armadas que "no ahorren ningún esfuerzo" en proteger a los civiles frente a "los grupos armados violentos fuera de control".

Las víctimas mortales, entre las que hay tres agentes de la Policía, se suman a las, aproximadamente, 460 constatadas por la organización semioficial de la Alta Comisión Iraquí para los Derechos Humanos, responsable del seguimiento de víctimas durante las manifestaciones. El del viernes fue el incidente más sangriento de las últimas semanas de protestas en el país.

LAS PROTESTAS ANTIGUBERNAMENTALES

Las protestas, que comenzaron en octubre, exigen una reforma política total en Irak para acabar con la corrupción endémica en el país y la desigualdad en la distribución de los beneficios del petróleo.

Asimismo, solicitan la dimisión del Gobierno en pleno, la disolución del Parlamento y, en términos generales, la desaparición del sistema político establecido tras la invasión de Estados Unidos en 2003.

La mayor parte de las víctimas mortales son consecuencia de la represión ejercida por las fuerzas de seguridad, que han empleado con asiduidad munición real para dispersar a los manifestantes.

El Gobierno, a su vez, ha defendido esta respuesta al asegurar que entre los manifestantes había "delincuentes escondidos" con la misión de iniciar altercados a tiros.

La crisis política ha provocado hasta la fecha la dimisión del primer ministro, Adel Abdul Mahdi. El presidente del Parlamento, Mohamed Halbusi, pidió el 3 de diciembre al presidente del país, Barham Salí, que designe a un nuevo primer ministro, para lo que tendrá 15 días. Tras ello, se abrirá un plazo de 30 días para formar el nuevo gobierno.