Publicado 10/03/2021 10:02CET

Irak.- Irak y la ONU piden más de 510 millones de euros para dar ayuda humanitaria a 1,5 millones de personas en 2021

Archivo - Mujeres durante una protesta contra el Gobierno de Irak en la capital del país, Bagdad
Archivo - Mujeres durante una protesta contra el Gobierno de Irak en la capital del país, Bagdad - Ameer Al Mohammedaw/dpa - Archivo

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas y el Gobierno de Irak han hecho este miércoles un llamamiento por valor de más de 600 millones de dólares (cerca de 505 millones de euros) para dar ayuda humanitaria a 1,5 millones de personas en situación de vulnerabilidad durante 2021, en el marco de la crisis política y económica en el país.

El ministro de Planificación iraquí, Jalid Batal Nayim Abdulá, y la coordinadora humanitaria de la ONU en el país, Irena Vojácková-Sollorano, han detallado que el llamamiento es por valor de 607,2 millones de dólares (más de 510 millones de euros), que ayudarán a respaldar los proyectos puestos en marcha por las autoridades.

"El Plan de Respuesta Humanitaria complementará las iniciativas del Gobierno de Irak para ayudar al pueblo a recuperarse de los golpes experimentados durante los últimos años", ha explicado Abdulá, quien ha incidido en que el Ejecutivo y la ONU "seguirán trabajando en colaboración para ayudar a todos los iraquíes a lograr y mantener un estándar de vida digno".

Así, Vojácková-Sollorano ha resaltado que "el pueblo de Irak debe ser reconocido por su resiliencia ante las implacables adversidades". "La COVID-19 ha agregado desafíos adicionales para todos nosotros en 2020. Nos alegra renovar nuestro compromiso a la hora de ayudar a los desplazados y retornados más vulnerables", ha agregado.

Las estimaciones apuntan a que cerca de 4,1 millones de iraquíes necesitan ayuda humanitaria, si bien el plan se centra en 1,5 millones de desplazados que residen en campamentos y otras ubicaciones, así como los retornados al país, dado que se encuentran en situación de especial vulnerabilidad.

Irak se encuentra sumido en una grave crisis política y social a raíz de las protestas iniciadas en 2019, que derivaron a finales de noviembre de 2020 en la dimisión de quien por aquel entonces era primer ministro, Adel Abdul Mahdi.

Tras el rechazo a varios nominados, el nuevo primer ministro, Mostafá al Kazemi, logró finalmente en mayo de 2020 la aprobación del Parlamento, tras lo que se ha comprometido a unas elecciones anticipadas que, si bien estaban previstas para junio, han sido aplazadas hasta octubre.

El país hace frente además a ataques por parte del grupo yihadista Estado Islámico, derrotado militarmente en diciembre de 2017 tras declarar en 2014 un 'califato' que cubría parte del país y de Siria, lo que ha incrementado la inseguridad y ha afectado igualmente a la economía.