Publicado 25/12/2019 16:45CET

Irak.- Manifestantes atacan sedes de partidos chiíes en el centro de Irak tras la muerte de un activista

BAGDAD, 25 Dic. (DPA/EP) -

Manifestantes iraquíes han atacado varias sedes de partidos chiíes en la provincia de Diwaniya, en el centro de Irak, después de que un activista muriera como consecuencia de las heridas sufridas por la explosión de un artefacto colocado en su vehículo.

El activista Thaer Karim al Tayeb resultó herido grave tras ser alcanzado por la explosión de un artefacto emplazado en su vehículo hace una semana y este miércoles ha muerto por la gravedad de las lesiones sufridas.

Tras su muerte, los manifestantes han tomado las calles y han bloqueado las carreteras principales que conectan la ciudad de Diwaniya con otras urbes, según han contado a DPA testigos de los hechos. Los manifestantes han atacado y han prendido fuego a las oficinas de varios partidos chiíes de la región, situada al sur de la capital iraquí, Bagdad.

Los grupos defensores de los Derechos Humanos han alertado en anteriores ocasiones de que los activistas están siendo atacados de forma deliberada en las protestas contra el Gobierno, que comenzaron a principios de octubre.

Ali al Bayati, miembro de la Alta Comisión para los Derechos Humanos, ha explicado a DPA que, desde el inicio de las protestas, han muerto 33 activistas y otros 77 han sido secuestrados, de los cuales solo doce han sido liberados.

Al Bayati ha dicho que 489 personas, en su mayoría manifestantes, han muerto en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad desde octubre y que otras 27.000 personas han resultado heridas. Más de 100 manifestantes han sido detenidos desde que comenzaron las manifestaciones contra el Gobierno de Bagdad.

Los ataques de este miércoles llegan en un momento especialmente delicado en Irak, tras superarse el plazo constitucional para elegir a un nuevo primer ministro entre los diferentes grupos parlamentarios enfrentados, en una cámara legislativa dominada por las formaciones chiíes. El primer ministro de Irak, Adel Abdel Mahdi, presentó en noviembre su dimisión en el cargo. El martes, el Parlamento de Irak aprobó una nueva ley electoral, una de las principales demandas de los manifestantes para poder garantizar que hay unas elecciones más justas.

Los manifestantes también reclaman la salida de toda la élite que controla el Gobierno y que el nuevo primer ministro sea una persona independiente que no esté vinculada con ningún partido político.