Irak.- Al menos 63 muertos en los últimos dos días de protestas en Irak, según una ONG

Publicado 26/10/2019 23:29:45CET

Al menos ocho personas han muerto por el impacto de botes de gas lacrimógeno lanzados contra los manifestantes

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

La ONG Alta Comisión Iraquí para los Derechos Humanos ha informado de que en los últimos dos días de protestas contra el Gobierno han muerto al menos 63 personas.

"El número de fallecidos ha alcanzado los 63", ha apuntado la organización en un comunicado público en el que señala que además se han contabilizado 2.595 heridos entre manifestantes y miembros de las fuerzas de seguridad. A esta cifra habría que sumar los 42 fallecidos el viernes.

Fuentes de la organización han explicado a la agencia de noticias alemana DPA que seis manifestantes murieron en la capital, Bagdad, y en la ciudad de Nasiriya solo en la jornada del sábado.

Este sábado cientos de manifestantes han intentado superar los controles de seguridad instalados por las fuerzas de seguridad junto al puente de Yumariya, en el centro de Bagdad.

"Los manifestantes han intentado llegar a la Zona Verde, pero fueron rechazados por las fuerzas de seguridad con gas lacrimógeno", ha explicado un testigo presencial. La Zona Verde aloja las sedes del Gobierno iraquí y las principales embajadas extranjeras.

Estos incidentes violentos suponen la vuelta a los disturbios tras una mañana este domingo en la que se ha retomado una normalidad relativa con peatones y coches de vuelta en las calles de la capital.

Además los manifestantes han levantado una acampada en la céntrica plaza Tahrir, epicentro de las protestas, mientras las autoridades mantienen el toque de queda en siete provincias del sur de Irak.

Mientras, la ONG Human Rights Watch ha denunciad la muerte de al menos ocho personas el viernes por el impacto de botes de gas lacrimógeno lanzados por las fuerzas de seguridad contra la multitud.

"Aunque haya ataques violentos de los manifestantes, las fuerzas de seguridad deben limitar estrictamente su respuesta a lo que es proporcional y necesario para matener el orden", ha apuntado la directora de HRW para Oriente Próximo, Sarah Leah Whitson. "Lo que hemos visto una y otra vez es que las fuerzas de seguridad iraquíes recurren a una fuerza innecesaria, incluso contra manifestantes no violentos", ha advertido.

"Es inaceptable que las fuerzas de seguridad disparen botes de gas lacrimógeno contra las multitudes y no sobre ellas. Nadie debería morir por un bote de gas lacrimógeno", ha concluido Whitson.