Publicado 05/12/2019 21:49CET

Irak.- Miles de seguidores de una coalición paramilitar apoyada por Irán acuden a la acampada de protesta en Bagdad

Estas personas se han retirado ya de la zona tras varias horas de tensión

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

Miles de seguidores de una coalición paramilitar iraquí respaldada por Irán han acudido este jueves durante varias horas a las protestas antigubernamentales en la plaza Tahrir de Bagdad, sin que se hayan registrado incidentes de gravedad.

Los manifestantes portaban banderas de Irak e imágenes del imam Hussein y del principal clérigo chií iraquí, el ayatolá Alí al Sistani, tal y como ha recogido la agencia iraquí de noticias NINA.

Fuentes médicas citadas por este medio han indicado que en la plaza se han registrado posteriormente unos enfrentamientos en los que nueve personas han resultado heridas por arma blanca, si bien todas están fuera de peligro.

Según las informaciones de la cadena de televisión iraquí Al Sumaria, estos miles de seguidores de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP) --integradas principalmente por milicias chiíes-- se han retirado horas después de la plaza.

Las FMP han sido un socio clave en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico --durante la cual fueron acusadas de violaciones de los Derechos Humanos-- y apoyaron al Gobierno hasta que Al Sistani pidió la semana pasada su dimisión.

La plaza Tahrir ha sido uno de los epicentros de las protestas antigubernamentales que estallaron en octubre contra la corrupción y la injerencia de países extranjeros en Irak, entre ellos Irán.

Las protestas, que se han saldado con más de 400 muertos a causa de la represión por parte de las fuerzas de seguridad, han llevado al primer ministro, Adel Abdul Mahdi, a presentar su dimisión, que ha sido aceptada por el Parlamento.

Tras ello, el presidente del Parlamento, Mohamed Halbusi, pidió el martes al presidente del país, Barham Salí, que designe a un nuevo primer ministro, para lo que tendrá 15 días. Tras ello, se abrirá un plazo de 30 días para formar el nuevo gobierno.

La representante especial de Naciones Unidas para Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert, afirmó el mismo martes que el país "está en una encrucijada" y pidió a la clase política que una fuerzas para sacar al país de la crisis que atraviesa.

En una comparecencia ante el Consejo de Seguridad de la ONU, hizo hincapié en la necesidad de celebrar elecciones "libres, justas y creíbles", hacer frente a la corrupción y crear condiciones para reducir el desempleo.

Por ello, Hennis-Plasschaert recalcó "la urgencia, en las actuales circunstancias" de que el proceso logre avances rápidamente. "Los líderes políticos no tienen el lujo del tiempo y deben estar a la altura", dijo.

Así, ha incidido en que tienen que "sacar adelante soluciones reales, en lugar de dejarlas en manos de un primer ministro con pocos o ningún apoyo". "Es una responsabilidad de la clase política en su conjunto", ha argüido.

"La situación no puede resolverse ganando tiempo y con soluciones cosméticas y medidas coercitivas. Esta postura sólo incrementará la ira pública y la desconfianza", zanjó.