Publicado 06/06/2021 03:33CET

Irak pide a Turquía e Irán que reconsideren sus políticas hidráulicas que están "matando" a los iraquíes

Archivo - Reparto de garrafas de agua entre refugiados en Irak, en octubre de 2019
Archivo - Reparto de garrafas de agua entre refugiados en Irak, en octubre de 2019 - BYRON SMITH/GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El subsecretario del Ministerio de Medio Ambiente y Salud de Irak, Jassim al Falahi, ha pedido a Irán y Turquía que revisen sus políticas hidráulicas, ya que están "matando" a los ciudadanos iraquíes por falta de abastecimiento.

"El 90 por ciento de nuestra agua proviene de nuestros vecinos, del lado turco y del lado iraní. Tienen muchos proyectos, especialmente una nueva presa que se llama Proyecto de Anatolia del Sureste. Estas actividades afectarán a los recursos hídricos de mi país", ha señalado Al Falahi en una entrevista concedida a Rudaw.

El subsecretario ha añadido que, más allá de que sea una política ajena a Irak, es un proyecto que "debería tener en cuenta que la sequía matará al pueblo iraquí", el cual está aumentando a un ritmo de un millón de personas al año, lo que intensifica la demanda de recursos.

Por estos motivos, desde Bagdad se han mantenido reuniones con Turquía e Irán, además de con Siria, y estos dos primeros ya anunciaron en marzo que cooperarían con Irak en materia de suministro de agua.

Sin embargo, el Gobierno iraquí se encuentra inmerso en un proyecto de construcción de una red de presas y canales que desvíe el agua hacia sus campos, embalses y lagos; mientras que desde Ankara se hace lo propio con una gran presa en el río Tigris, lo que ha derivado en que se haya acusado a Irak de no haberse tomado en serio una política hidráulica para el país.

Los niveles de agua en las dos presas principales de la región de Kurdistán son muy bajos, los agricultores han perdido cosechas y los municipios de Sulaimani han advertido que habrá escasez en las zonas residenciales a lo largo de este verano.

Irak es uno de los países más vulnerables a los efectos del cambios climático, en parte por depender de otros países para satisfacer el suministro de agua. En este sentido, el Gobierno de iraquí certificó su adhesión al acuerdo climático de París del pasado año.

A este hilo, Al Falahi ha zanjado su entrevista afirmando que el país necesita plantearse una nueva mentalidad económica, "para no depender exclusivamente de la producción de petróleo como fuente principal".

Contador