Publicado 06/11/2020 14:18CET

Irak.- La Presidencia del Kurdistán iraquí pide "evitar una guerra civil" tras los combates entre 'peshmerga' y PKK

Un soldado de Alemania durante un entrenamiento con las fuerzas de seguridad de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí, conocidas como 'peshmerga'
Un soldado de Alemania durante un entrenamiento con las fuerzas de seguridad de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí, conocidas como 'peshmerga' - Michael Kappeler/dpa - Archivo

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las fuerzas de seguridad de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) han protagonizado varios enfrentamientos durante los últimos días que han hecho saltar las alarmas ante la posibilidad de combates a gran escala en la zona y han llevado a la Presidencia regional a "evitar una guerra civil".

Los enfrentamientos han estallado después de que un miembro de los 'peshmerga' muriera y dos resultaran heridos el miércoles en un ataque con bomba en Chamanke, cuya autoría reclamó el PKK, que combate en Turquía por la autodeterminación kurda y que cuenta con numerosas bases en el Kurdistán iraquí.

Tras ello, las fuerzas de seguridad kurdas acusaron al PKK de abrir fuego contra sus vehículos después de que estallara la bomba. "Si no nos creen, pueden ir a mirar los coches", ha dicho Hasán Nuri, brigada de los 'peshmerga'. "No son vehículos militares, sino furgonetas. Si llegamos a saber que iba a haber enfrentamientos, hubiéramos llevado camiones militares", ha agregado.

Sin embargo, las Fuerzas de Defensa del Pueblo (HPG), el ala militar del PKK, ha destacado en un comunicado que no abrieron fuego contra los 'peshmerga'. "Pese a que les advertimos, las fuerzas del Partido Demócrata del Kurdistán (KDP) --el principal partido en la región-- intentaron entrar en nuestros campamentos en Babade con vehículos militares", ha denunciado.

"A pesar de este intento de ataque, nuestras fuerzas no combatieron y no usaron armas", ha agregado el grupo, según un comunicado publicado por Roj News, un portal de noticias vinculado al PKK. Por su parte, el portavoz del Ministerio de Peshmerga, Babakir Faqe Ahmad, ha dicho que hubo disparos, pero no contra las fuerzas de seguridad.

En un segundo incidente, supuestos miembros del PKK han atacado a la Policía regional kurda en la localidad de Chamanke, en la provincia de Duhok, sin que haya informaciones sobre víctimas, tal y como ha recogido el portal kurdo de noticias BasNews.

Este aumento de las tensiones ha llevado a la Presidencia de la región semiautónoma a condenar el ataque y apostar por una solución para "evitar una guerra civil". "En un momento en el que la región del Kurdistán hacer frente a muchas crisis y problemas, esta provocación del PKK sólo causa más problemas para la región y la nación. Nadie saldrá como ganador", ha sostenido.

Asimismo, ha reclamado al PKK que "respete la entidad constitucional de la región del Kurdistán, así como a su Gobierno e instituciones" y que "no cause problemas en el Kurdistán". Por su parte, el presidente del Parlamento kurdo, Reuaz Faiaq, ha pedido que el organismo medie para lograr la paz.

En una línea más dura se ha expresado el líder del KDP y expresidente de la región entre 2005 y 2017, Masud Barzani, quien ha acusado al PKK de "invadir" el Kurdistán iraquí mientras los 'peshmerga' combatían contra el grupo yihadista Estado Islámico, según ha informado la cadena de televisión kurda Rudaw.

El Parlamento iraquí ha condenado los ataques y ha destacado que el incidente del miércoles "supone un ataque contra el aparato de seguridad y la soberanía iraquí".

Además, el Gobierno de Estados Unidos ha condenado "firmemente" los ataques de la "organización terrorista" PKK contra los 'peshmerga'. "Nos mantenemos firmes en nuestro apoyo al primer ministro iraquí, Mostafá al Kazemi, y al gobierno regional del Kurdistán en sus esfuerzos para acabar con el terrorismo", ha dicho el Departamento de Estado a través de un comunicado.

LAS TENSIONES EN EL KURDISTÁN

Estos enfrentamientos no suponen el primer repunte de tensiones en la zona, ya que las fuerzas de seguridad kurdas han protagonizado diversos combates con el PKK y milicias asociadas al mismo durante los últimos años.

Los más graves tuvieron lugar en 2017, cuando cinco combatientes murieron en enfrentamientos entre los 'peshmerga' y las Unidades de Resistencia de Sinyar (YBS) --vinculadas al PKK-- en la localidad de Janasur, situada en la región de Sinyar.

La presencia de las HPG en Sinyar ha sido foco de tensión especialmente desde que el primer ministro del Kurdistán iraquí, Nechirvan Barzani, reclamara en diciembre de 2016 su retirada de la ciudad, amenazando con hacer uso de la fuerza.

En respuesta, el brazo armado del PKK rechazó las amenazas, reiterando que permanecería en la ciudad para proteger a la minoría yazidí de posibles ataques de Estado Islámico, que se hizo con la ciudad en agosto de 2014 tras la retirada de los 'peshmerga'. Finalmente, fueron expulsados en noviembre de 2015 tras una ofensiva en la que participaron combatientes del PKK y milicianos asociados.

La situación está relacionada además con las tensiones entre el Partido Democrático del Kurdistán de Siria (PDKS), brazo político de los Peshmerga de Rojava --apoyado por el Kurdistán iraquí--, y el Partido Unión Democrática (PYD), el principal partido kurdo de Siria.

Las administración del PYD en las zonas kurdas del noreste de Siria había rechazado durante los meses anteriores la entrada de las fuerzas del PDKS en la región si no eran puestas bajo mando de su brazo armado, las Unidades de Protección Popular (YPG), principal elemento de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), respaldadas por Estados Unidos.

Por otra parte, las autoridades del Kurdistán iraquí han reclamado en varias ocasiones al PKK que se retire de sus bases en la zona debido a los bombardeos que ejecuta de forma casi diaria Turquía contra las mismas, que han causado víctimas civiles. Ankara considera al PKK como un grupo terrorista, al igual que Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

Contador