Publicado 07/02/2020 15:55:41CET

Irak.- El principal clérigo chií de Irak condena los ataques contra manifestantes antigubernamentales en Nayaf

Irak.- El principal clérigo chií de Irak condena los ataques contra manifestante
Irak.- El principal clérigo chií de Irak condena los ataques contra manifestante - Ameer Al Mohmmedaw/dpa - Archivo

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El principal clérigo chií de Irak, el ayatolá Alí al Sistani, ha condenado este viernes los ataques por parte de seguidores del clérigo Muqtada al Sadr contra manifestantes antigubernamentales en la ciudad de Nayaf, que se saldaron con al menos siete muertos.

En su sermón de este viernes, leído por Ahmed al Safi, su representante, Al Sistani ha pedido a las fuerzas de seguridad que "actúen con profesionalidad" y "eviten usar la violencia durante las protestas pacíficas".

Así, ha hecho responsables a las fuerzas de seguridad de los últimos acontecimientos, dado que están al frente de garantizar la seguridad y la estabilidad, proteger a los manifestantes y preservar el interés público.

Al Sistani ha hecho además hincapié en la necesidad de que se celebren elecciones anticipadas para evitar que las disputas sean resueltas a través de la violencia, según ha informado la agencia iraquí de noticias NINA.

Durante la jornada del jueves, la representante especial de Naciones Unidas para Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert, y la Embajada estadounidense en Irak condenaron los ataques contra manifestantes en Nayaf.

Los enfrentamientos estallaron en una de las plazas principales de Nayaf cuando los manifestantes que exigían reformas al Gobierno se toparon con los seguidores Al Sadr, conocidos como los 'Sombreros Azules'.

Las manifestaciones se han seguido sucediendo en varios lugares de Irak, pese al nombramiento el pasado sábado de Mohamed Allaui como primer ministro encargado, quien dispone de un mes para conformar un nuevo gobierno con el que reconducir el país hasta que puedan celebrarse elecciones anticipadas.

Tras estos actos violentos, Allaui ha pedido al Gobierno provisional que se encargue de la seguridad de los manifestantes, que llevan cuatro meses protestando por la baja calidad en los servicios públicos, el alto desempleo y contra la casta política y el sistema que rige el país desde la invasión de Estados Unidos en 2003.

Desde entonces, y según organizaciones y grupos de Derechos Humanos, más de 500 personas, principalmente manifestantes, han muerto durante las protestas y los posteriores disturbios que se han producido desde que comenzaron las movilizaciones el pasado mes de octubre.

Contador