Publicado 13/12/2020 14:42CET

Irán.- Condenadas a un total de 15 años de cárcel dos activistas iraníes por los derechos de las mujeres

Mujeres con mascarilla en Mashhad, Irán
Mujeres con mascarilla en Mashhad, Irán - AHMAD HALABISAZ / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal iraní ha sentenciado a ocho y siete años de cárcel a dos activistas por los derechos de las mujeres por "colaborar con Estados Unidos" en su intento de levantar unos talleres para educar a sus alumnas sobre sus derechos matrimoniales.

Hoda Amid y Najmeh Vahedi, arrestadas en 2018, han sido condenadas a ocho y siete años de cárcel, según ha informado el medio reformista Emteded en su canal de Telegram. Amid, abogada, también ha sido expulsada durante dos años del colegio de letrados del país.

Ambas fueron arrestadas en sus domicilios por el Cuerpo de Inteligencia de la Guardia Revolucionaria Islámica y llevadas a la prisión de Evin. Las dos permanecieron durante dos meses en el pabellón 2-A de la prisión que está controlada por la Guardia Revolucionaria, y luego fueron puestas en libertad bajo fianza.

El Tribunal Revolucionario ha argumentado que esos talleres eran parte del "proyecto de infiltración del enemigo mediante el debilitamiento de los cimientos de la familia para derrocar al régimen".

Estas condenas se dan a conocer después de que periodista iraní Ruholá Zam ha sido ahorcado en su país durante la mañana de este sábado por cargos de "corrupción en la tierra" tras alentar las protestas contra el Gobierno de 2017 y 2018, según ha anunciado la Fiscalía Pública y Revolucionaria de Teherán.

Zam era el fundador del medio digital 'Amadnews' que fue usado como fuente de información por muchos de los iraníes que participaron en las protestas contra el gobierno de su país por la mala situación económica del país en 2017 y 2018.

A través de un canal de Telegram que llegó a tener más de un millón de suscriptores, el medió se convirtió en un foro para los protestantes y cuando el Gobierno iraní consiguió cerrarlo alegando que se incitaba a la violencia, Zam lo reabrió con otro nombre bajo el que estuvo funcionando hasta que fue detenido.