Publicado 27/04/2020 16:23:19 +02:00CET

Irán.- EEUU prepara un argumento legal para defender que sigue siendo parte del acuerdo nuclear con Irán de 2015

Irán.- EEUU prepara un argumento legal para defender que sigue siendo parte del
Irán.- EEUU prepara un argumento legal para defender que sigue siendo parte del - Ronny Przysucha/US Department of / DPA

Pompeo dice que ejercerá "todas las opciones diplomáticas" para que el embargo de armas de la ONU siga en pie

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Estados Unidos está preparando un argumento legal para defender que sigue siendo parte del acuerdo nuclear de 2015, que abandonó en 2015, con el objetivo de lograr que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas extienda el embargo de armas sobre Teherán y aplicar más sanciones contra el país.

La estrategia en la que trabaja el secretario de Estado, Mike Pompeo, busca impedir la exportación de armas convencionales a Irán tras el fin del embargo en octubre, según fuentes oficiales consultadas por el diario estadounidense 'The New York Times'.

Así, Pompeo habría dado luz verde a un argumento legal que defiende que el país sigue siendo "un estado participante" en el acuerdo, roto de forma unilateral por el presidente estadounidense, Donald Trump, en marzo de 2018, momento en el que Washington reimpuso sus sanciones contra Irán.

Según las informaciones de 'The New York Times', el plan contempla que Estados Unidos se presente como miembro del acuerdo para forzar la reimposición de todas las sanciones existentes antes del pacto de 2015 en caso de que el embargo de armas no sea prorrogado. Rusia y probablemente China se opondrán a prorrogar este embargo en la ONU.

"No podemos permitir que Irán compre armas convencionales en seis meses. El (ex) presidente (Barack) Obama no debió haber acordado nunca un fin del embargo de armas de Naciones Unidas", ha defendido el propio Pompeo.

En este sentido, el secretario de Estado ha recalcado que Washington "está preparado para ejercer todas las opciones diplomáticas para garantizar que el embargo de armas sigue en pie en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas".

El ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, ha cargado contra Washington este mismo lunes y ha recordado que "hace dos años, Pompeo y su jefe declararon 'el cese de la participación de Estados Unidos' en el acuerdo".

"Soñaban con que su 'campaña de máxima presión' iba a poner a Irán de rodillas", ha manifestado a través de su cuenta en la red social Twitter, en referencia a las amplias sanciones reimpuestas por Washington contra Teherán tras su retirada del acuerdo nuclear.

"Dado que esa política es un fracaso abyecto, ahora quiere ser un participante en el acuerdo nuclear. Que deje de soñar. La nación iraní siempre decide su destino", ha remachado, junto a varias noticias sobre el anuncio de Estados Unidos sobre su retirada del acuerdo.

Pese a la retirada de Estados Unidos del acuerdo, el resto de firmantes --Irán, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania-- mantuvieron su compromiso con el mismo, si bien Teherán ha ido retirándose de sus compromisos en denuncia por lo que describe como una inacción del resto de partes para contrarrestar las sanciones estadounidenses.

EL LANZAMIENTO DE UN SATÉLITE

Las noticias sobre la estrategia estadounidense sobre el acuerdo han surgido menos de una semana después de que Irán asegurara haber puesto en órbita un satélite militar, lo que fue criticado desde Washington, que pidió a la comunidad internacional que actuara para que Teherán "rinda cuentas".

La Guardia Revolucionaria de Irán aseguró el 22 de abril que había puesto en órbita su primer satélite militar, el 'Nur-1' (Luz-1), en un lanzamiento por sorpresa tras varios intentos fallidos y en medio de un nuevo incremento de las tensiones con Estados Unidos.

El Gobierno estadounidense ha criticado en el pasado estas actividades de Teherán y ha indicado que violan las resoluciones de Naciones Unidas sobre su programa balístico y nuclear, si bien Irán sostiene que las mismas no tienen un componente militar, algo que sí parece tener el 'Nur-1'.

En este sentido, Pompeo destacó tras el lanzamiento que "Irán ha dicho de forma consistente que estos lanzamientos no estaban conectados con temas militares". "Creo que el lanzamiento de hoy demuestra lo que hemos estado diciendo", señaló.

"Cuando hablamos de la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU, creo que todas las naciones tienen la obligación de ir a la ONU y evaluar si este lanzamiento es consistente con ella. Creo que no lo es, ni remotamente", manifestó.

Por contra, Rusia afirmó que la puesta en órbita de un satélite militar por parte de Irán no viola las resoluciones de Naciones Unidas y criticó duramente a Estados Unidos por su postura sobre el asunto.

"Esta no sería la primera vez que una nación que ha violado de forma flagrante las normas del Derecho Internacional y la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU intenta desviar las condenas internacionales acusando de forma infundada a Irán", dijo la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova.

AUMENTO DE LAS TENSIONES

Las tensiones entre ambos países han aumentado desde que Estados Unidos se retirara del acuerdo y repuntaron en enero después de que Washington matara en un bombardeo en Irak al jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, Qasem Soleimani.

A mediados de abril, la Armada del país norteamericano denunció que varios de sus buques habían sufrido repetidamente aproximaciones "peligrosas y de hostigamiento" en el golfo Pérsico, si bien la Guardia Revolucionaria tildó la versión de Washington de "película de Hollywood".

Ante esta situación, Trump aseguró la semana pasada que ha dado orden a la Armada de "destruir" los barcos iraníes que "acosen" a buques norteamericanos en la zona, lo que fue respondido con nuevas advertencias por parte de Irán, que pide el fin de la presencia "ilegal" de las fuerzas estadounidenses en el golfo Pérsico..

Estados Unidos incrementó su presencia en el golfo Pérsico a raíz de la creación en noviembre de una coalición naval tras varios ataques contra petroleros en la región. Después del último incidente, Teherán ha reclamado de nuevo la retirada de los efectivos norteamericanos en la zona.