Publicado 21/09/2021 20:50CET

Irán.- Irán arremete contra EEUU y su sistema hegemónico "sin ninguna credibilidad" en la Asamblea de la ONU

HANDOUT - 20 September 2021, Iran, Tehran: Iranian President Ebrahim Raisi speaks during a meeting with a group of children and families of martyrs. Photo: -/Iranian Presidency/dpa - ATTENTION: editorial use only and only if the credit mentioned above is
HANDOUT - 20 September 2021, Iran, Tehran: Iranian President Ebrahim Raisi speaks during a meeting with a group of children and families of martyrs. Photo: -/Iranian Presidency/dpa - ATTENTION: editorial use only and only if the credit mentioned above is - -/Iranian Presidency/dpa

"No nos fiamos de las promesas del Gobierno estadounidense", advierte Raisi en referencia al acuerdo nuclear

MADRID, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Irán, Ebrahim Raisi, ha arremetido este martes contra Estados Unidos y su sistema hegemónico "sin ninguna credibilidad", afeándole que en la última década "ha cometido el error de modificar su 'forma de guerra' en lugar de 'cambiar su forma de vida'" y asegurando que "no se preocupa de si 'América está de vuelta'".

"Lo que se ve hoy en nuestra región demuestra que no sólo el hegemonismo y la idea de hegemonía, sino también el proyecto de imponer la identidad occidental han fracasado miserablemente", ideas que han resultado en el "derramamiento de sangre y la inestabilidad y, en última instancia, la derrota y la huida", ha censurado el presidente en un mensaje grabado y difundido en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Además, ha reprochado que Washington "no consigue salir de Irak y Afganistán, sino que es expulsado. Y, al mismo tiempo, son los pueblos oprimidos, desde Palestina y Siria hasta Yemen y Afganistán, así como los contribuyentes estadounidenses, quienes tienen que pagar por esta falta de racionalidad", ha reflexionado.

En su intervención, Raisi ha criticado que "las sanciones son la nueva forma de guerra estadounidense con las naciones del mundo", y ha indicado que las sanciones a Teherán "no comenzaron con el programa nuclear", sino que son "anteriores a la Revolución Islámica y se remontan al año 1951".

"Las sanciones, especialmente las sanciones en el ámbito médico en la época de la pandemia de COVID-19, son crímenes contra la humanidad", ha agregado Raisi, que ha pedido que "cualquier tipo de restricción o interrupción inducida por sanciones en el suministro de la salud y el medio ambiente sean prohibidas".

Insistiendo en el tema de las sanciones, Raisi ha condenado "las continuas sanciones ilegales de Estados Unidos" y ha exigido que "este crimen organizado contra la humanidad sea registrado como símbolo y realidad de los llamados Derechos Humanos estadounidenses".

El nuevo presidente iraní ha subrayado que a pesar de que Teherán estaba "dispuesto desde el principio" a comprar e importar vacunas contra el coronavirus, se ha enfrentado a "sanciones médicas inhumanas", por lo que han empezado a producir sus propias vacunas nacionalmente.

En su alocución, Raisi ha defendido que la política regional de Teherán se ha basado en la "preservación de la estabilidad e integridad territorial", y "si no fuera por el poder y el papel de Irán junto a los gobiernos y pueblos de Siria e Irak, así como por todos los esfuerzos desinteresados de los mártires Abu Mahdi al Muhandis y el general Qasem Soleimani, Estado Islámico "sería el vecino mediterráneo de Europa". "Y, por supuesto, Estado Islámico no será la última ola de extremismo", ha alertado.

"El nuevo afán de crear divisiones similares a las de la Guerra Fría no ayudará a fomentar la seguridad de los seres humanos aislando a los países independientes", ha avisado Raisi, para calificar esta actitud como "arbitraria" y defender que no es "la manera de resolver el terrorismo". El mandatario ha criticado la "utilización del terrorismo como instrumento de política exterior, porque no se puede luchar contra el terrorismo con un doble rasero".

ACUERDO NUCLEAR

El nuevo dirigente de Irán ha hecho referencia al pato nuclear para denunciar que la "política de 'máxima opresión'" sigue vigente y exigir que "todas las partes sean fieles al acuerdo nuclear", haciendo expresa referencia al incumplimiento de "su obligación" por parte de Washington.

"Ha coartado el acuerdo, se ha retirado de él y ha impuesto aún más sanciones. Estados Unidos creyó erróneamente que nos desesperaría y devastaría, pero nuestra perseverancia ha dado resultados", ha celebrado Raisi. "No nos fiamos de las promesas del Gobierno estadounidense", ha querido añadir el presidente, defendiendo que "las armas nucleares no tienen cabida" en la doctrina de defensa y la política de disuasión de Teherán.

No obstante, el líder iraní ha tildado como "útiles" las conversaciones en el marco del retorno al acuerdo nuclear, ya que "Irán desea tener una cooperación y convergencia política y económica a gran escala con el resto del mundo".

"Ha comenzado una nueva era", ha ultimado, defendiendo el papel que Teherán está dispuesto a desempeñar para "un mundo mejor", lleno de "racionalidad, justicia, libertad, moralidad y espiritualidad".