Irán.- Irán impide el acceso a la central de Natanz a una inspectora de la AIEA por portar "material sospechoso"

Publicado 06/11/2019 17:36:23CET

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Irán han impedido este miércoles que una inspectora de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) entrara en las instalaciones de la central nuclear de Natanz debido a que supuestamente portaba un "material sospechoso".

La Organización para la Energía Atómica de Irán (OEAI) ha indicado en un breve comunicado que "el equipamiento de la inspectora activó una señal de alarma" en el punto de control de acceso, según ha recogido la agencia iraní de noticias FARS.

Así, ha agregado que las autoridades impidieron el acceso a la central nuclear a la inspectora e inspeccionaron el material que portaba, tras lo que procedieron a informar de lo sucedido a la AIEA.

"Irán ha pedido la cooperación de la agencia para continuar sus investigaciones", ha manifestado, antes de agregar que las pesquisas "siguen en marcha".

Fuentes diplomáticas conocedoras de lo sucedido habían denunciado horas antes que las autoridades iraníes habían detenido brevemente a la inspectora e incautado sus documentos de viaje, al tiempo que describieron lo sucedido como acoso.

El incidente será discutido el jueves durante una reunión que celebrará la Junta de Gobernadores de la AIEA. "La agencia quiere mostrar cómo de seriamente se toman esto. Es un potencial precedente dañino", han dicho fuentes occidentales citadas por la agencia de noticias Reuters.

El incidente ha tenido lugar en un momento de tensión, en medio del incumplimiento por parte de Irán de algunos de sus compromisos con el acuerdo nuclear en 2015 debido a la retirada de Estados Unidos del pacto y la reimposición de sus sanciones contra Teherán.

Las autoridades de Irán han comenzado este mismo miércoles a inyectar gas en las centrifugadoras de la planta nuclear subterránea de Fordow, algo que ha tenido lugar en presencia de inspectores de la AIEA, según la cadena de televisión estatal iraní.

Teherán ha insistido en todo momento que estos incumplimientos están contemplados por el acuerdo de 2015 en caso de que algunas de las partes dejara de mantener sus compromisos y ha resaltado que son "reversibles" en caso de que haya una respuesta a sus demandas.

El pacto nuclear de 2015 establece la retirada de las sanciones contra la República Islámica a cambio de una reducción del programa atómico de Teherán.

Desde la salida unilateral de Estados Unidos, Irán ha emplazado al resto de países firmantes a centrar sus esfuerzos en permitir el comercio con empresas iraníes, especialmente las exportaciones de crudo, sin que les afecten las sanciones estadounidenses.