Irán.- Irán recalca que volverá al nivel de enriquecimiento de uranio previo a la firma del acuerdo nuclear de 2015

Publicado 07/11/2019 20:11:11CET

MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Irán han resaltado este jueves que, una vez completen sus trabajos en la central de Fordow, el nivel de enriquecimiento de uranio alcanzará el que tenía el país antes de la firma del acuerdo nuclear de 2015.

"Se instalaron 15 nuevas máquinas tras el tercer paso (en la retirada de Teherán de parte de sus compromisos con el pacto), lo que incrementó nuestra capacidad total de producción nuclear a 2.600 unidades de trabajo separativo (SWU)", ha dicho el portavoz de la Organización para la Energía Atómica de Irán (OEAI), Behruz Kamalvandi.

"Hoy, los trabajos en Fordow han sido finalizados y se agregarán cuatro cascadas más para incrementar nuestra capacidad total en otras 700 SWU. Cuando el trabajo sea totalmente finalizado, nuestra capacidad total (de enriquecimiento) será de unas 9.500 SWU, que es el nivel que teníamos antes de firmar el acuerdo nuclear", ha resaltado.

Así, ha reconocido que la capacidad de enriquecimiento previo al acuerdo "era de mil SWU más", si bien ha recalcado que "la diferencia es que ahora hay muchas máquinas avanzadas a disposición" de las autoridades.

"Cuanto más lejos vayamos, más podremos obtener de estas máquinas. El conocimiento que recibimos nos ayudará también a incrementar la calidad y funcionalidad de las máquinas", ha remachado Kamalvandi, según ha informado la cadena de televisión iraní Press TV.

La OEAI confirmó en la madrugada del jueves (la noche del miércoles en la España peninsular) el reinicio de sus trabajos de enriquecimiento de uranio en la planta de Fordow tras inyectar gas en las centrifugadoras.

Así, resaltó que "todas las medidas han sido llevadas a cabo bajo la supervisión de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), según la agencia iraní de noticias Tasnim.

La AIEA ha confirmado durante la jornada que Irán trasladó a Fordow hexafluoruro de uranio y lo conectó a las centrifugadoras, sin hacer mención al enriquecimiento de uranio, tal y como ha recogido la agencia de noticias Reuters.

En este sentido, ha resaltado que verificó el miércoles que el cilindro de gas fue conectado a dos cascadas de centrifugadoras para su pasivación, "una actividad preparatoria que se lleva a cabo antes del enriquecimiento".

Un informe de la AIEA más detallado y enviado a los estados miembro de la organización apunta que otras cuatro cascadas de centrifugadoras instaladas en Fordow "siguen sin cambios", según Reuters, que ha tenido acceso al documento.

El acuerdo nuclear de 2015 prohíbe el uso de material nuclear en Fordow y, con la inyección de gas de uranio en sus centrifugadoras, la central ha abandonado su estado como centro de investigación para convertirse en una instalación nuclear activa.

La República Islámica acordó en 2015 convertir Fordow en un "centro nuclear, físico y de tecnología" en el que las 1.044 centrifugadoras se usarían para otros fines distintos al enriquecimiento, como la producción estable de isótopos, que tienen una amplia variedad de usos civiles.

TENSIONES EN TORNO AL ACUERDO

En 2018, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió que su país abandonara el acuerdo nuclear firmado en julio de 2015 y reactivó las sanciones contra Teherán, especialmente contra el sector petrolero.

Tras la salida de Estados Unidos, la República Islámica reclamó al resto de países firmantes que centraran sus esfuerzos en garantizar el cumplimiento del pacto en lo relativo a las relaciones comerciales con Irán y, posteriormente, anunció que iría abandonando los compromisos en materia nuclear contemplados en el pacto.

El acuerdo nuclear establecía que el nivel de pureza al que Irán podía enriquecer uranio sería como máximo el 3,67 por ciento, un porcentaje apto para la producción de energía para usos civiles y alejando del 90 por ciento que se necesita para fabricar armas nucleares. Irán niega que esté desarrollando armas nucleares.

El lunes, la República Islámica informó de que ha acelerado el enriquecimiento de uranio al doblar el número de centrifugadoras avanzadas IR-6 que tiene operativas, además de señalar que está trabajando en un prototipo llamado IR-9, que "trabaja 50 veces más rápido que las centrifugadoras IR-1".

El acuerdo nuclear, que implica la retirada de sanciones contra Irán, fue diseñado para aumentar el periodo de tiempo que la República Islámica necesitaría para acumular suficiente material fisible para fabricar una bomba nuclear, pasando de dos a tres meses a un cerca de un año por las restricciones a su programa atómico.

Irán, que sigue negando que vaya a fabricar bombas nucleares, ha dado otro plazo de dos meses a Reino Unido, Francia y Alemania para poder mantener el acuerdo. Teherán ha señalado que está abierto al diálogo si Washington retira todas las sanciones y vuelve a incorporarse al pacto.

En este sentido, ha insistido en todo momento que estos incumplimientos están contemplados por el acuerdo de 2015 en caso de que algunas de las partes dejara de mantener sus compromisos y ha resaltado que son "reversibles" en caso de que haya una respuesta a sus demandas.

Contador