Publicado 21/12/2020 16:41CET

Irán.- Irán tilda de "inaceptables" las críticas de Canadá a su investigación sobre el derribo del avión ucraniano

Lugar del siniestro de un avión ucraniano derribado por error por Irán tras su despegue desde la capital, Teherán
Lugar del siniestro de un avión ucraniano derribado por error por Irán tras su despegue desde la capital, Teherán - Foad Ashtari/dpa - Archivo

MADRID, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Irán ha tildado este lunes de "injerencistas" e "inaceptables" las críticas de Canadá contra el país por las investigaciones por el derribo en enero de un avión ucraniano llevado a cabo por su Guardia Revolucionaria, suceso que se saldó con la muerte de 176 personas, entre ellas algunas de nacionalidad canadiense.

El portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Said Jatibzadé, ha recalcado que Canadá "ha participado en medidas obstruccionistas, pese a no tener una posición legal diferente" sobre el asunto, antes de recalcar que las críticas de Ottawa "están cargadas políticamente".

"Invito al ministro de Exteriores canadiense (François-Philippe Champagne) y al Gobierno (de Canadá) a que respeten la educación diplomática y conozcan sus límites y posiciones", ha dicho, según ha informado la cadena de televisión iraní Press TV. "De lo contrario, recibirán una respuesta diferente", ha agregado, sin dar más detalles al respecto.

En este sentido, Jatibzadé ha incidido en que Irán ha sido escrupuloso con las etapas de las investigaciones y ha desvelado que el informe técnico está preparado y será publicado "hoy o mañana", al tiempo que ha añadido que Ucrania y otras partes implicadas recibirán una copia.

Jatibzadé ha cargado además contra el Gobierno canadiense por "hacer todo lo posible para bloquear el envío de medicinas a Irán" debido a las sanciones estadounidenses y ha apuntado que por ello Ottawa "no está en posición de hablar sobre Derechos Humanos".

"Canadá ha sido el que más apoyo ha dado a la Casa Blanca para evitar el envío de medicinas a la nación iraní", ha incidido. "Advierte al ministro de Exteriores canadiense y su Gobierno de que rendirán cuentas por sus acciones", ha remachado el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní.

Jatibzadé ha respondido así al informe presentado la semana pasada por Ralph Goodale, designado asesor especial del primer ministro, Justin Trudeau, para este asunto, documento que recoge que hasta ahora Teherán "no ha llevado a cabo sus investigaciones de una manera verdaderamente independiente, objetiva y transparente".

"Muchos de los detalles clave de este terrible evento siguen sin conocerse", ha escrito Goodale, quien cuestiona hasta qué punto es eficaz "asignar funciones de investigación a países que pueden ser los responsables de las condiciones que causan estos desastres" y "limitar" la de aquellos que "han sufrido las mayores pérdidas".

Por su parte, Trudeau afirmó que el informe "ha planteado preguntas fundamentales que Irán debe responder de manera integral, con pruebas de apoyo, para demostrar la credibilidad de sus investigaciones y para convencer a la comunidad de la aviación civil internacional de que Irán puede proporcionar un espacio aéreo seguro".

"Canadá continúa trabajando con socios internacionales para llevar a cabo investigaciones exhaustivas y creíbles sobre el derribo de este avión por parte de Irán mientras buscamos transparencia, responsabilidad y justicia para las víctimas y sus familias", dijo, en una declaración de la que también han formado parte Champagne y el ministro de Transporte, Marc Garneau.

El 8 de enero de 2020, un avión Boeing 737 de Ukraine International Airlines fue derribado con misiles lanzados por error por la Guardia Revolucionaria iraní poco después de despegar del aeropuerto internacional de Teherán, en medio de un clima de tensión por la muerte del jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, Qasem Soleimani, en un bombardeo estadounidense días antes en la capital de Irak, Bagdad.

Las autoridades de la República Islámica informaron en un primer momento de que se trataba de un accidente aéreo pero días después se vieron obligadas a rectificar y reconocieron que la aeronave fue derribada por la Guardia Revolucionaria.

A bordo de la aeronave derribada había personas de Ucrania, Irán, Canadá, Afganistán, Reino Unido y Suecia. En su informe final sobre el derribo, la Agencia de Aviación Civil de Irán atribuyó lo sucedido a un "error humano" y señaló que un fallo de funcionamiento del sistema radar provocó problemas de comunicación con la unidad militar que lanzó los misiles.