Publicado 05/03/2021 15:56CET

Irán.- La ONU condena la muerte de al menos 12 baluchis a manos de las fuerzas de seguridad de Irán

Archivo - Fuerzas de seguridad iraníes
Archivo - Fuerzas de seguridad iraníes - ROUZBEH FOULADI / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha condenado este viernes la muerte de al menos 12 personas, entre ellos dos menores, pertenecientes a la minoría baluche en las últimas semanas por "el uso de la fuerza" por parte de la Guardia Revolucionaria y otros cuerpos de las fuerzas de seguridad iraníes.

El portavoz de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Rupert Colville, ha denunciado estos hechos que habrían tenido lugar en protestas organizadas por miembros de esta minoría y "comerciantes de carburante" --una profesión que no está regulada y que suele trabajar en el mercado informal por lo que las autoridades los definen como contrabandistas y persiguen--.

Asimismo, Colville ha señalado que la cifra de víctimas mortales podría duplicarse, ya que no se han podido verificar otros 11 decesos por la dificultad para acceder a la información.

En esta línea, también ha alzado la voz contra los cortes de Internet vigentes en las principales ciudades en las provincias de Sistán y Baluchistán, donde ha habido manifestaciones en las últimas semanas.

"Los apagones de Internet violan los principios de necesidad y proporcionalidad aplicables a las restricciones de libertad de expresión y constituyen una violación bajo el Derecho Humanitario. Llamamos a las autoridades a restaurar Internet", ha denunciado el portavoz del organismo.

LUCHA EN LAS FRONTERAS

Colville ha mencionado que los sucesos en Baluchistán no son aislados y que se repiten también en las fronteras con Kurdistán, donde ha denunciado que los agentes fronterizos iraníes hacen un "uso sistemático e intencional de la fuerza".

Especialmente, desde Naciones Unidas se afirma que este uso va a dirigido contra los citados comerciantes, que suelen ser baluches o kurdos.

Desde 2020, la ONU ha registrado la muerte de al menos 59 de estos comerciantes kurdos en la frontera noroeste de Irán, por lo que piden una investigación "imparcial" sobre estas muertes y que se "rindan cuentas" sobre ellas.

Estas operaciones se enmarcan dentro de la lucha del Gobierno iraní contra el contrabando y la venta de combustible al exterior de manera irregular, al tiempo que el Estado lucha contra las sanciones que dificultan la exportación de hidrocarburos de manera legal.

LOS ÚLTIMOS ENFRENTAMIENTOS

Las primeras víctimas mortales en las protestas a las que Colville hace alusión fueron diez personas que habrían muerto por disparos de la Guardia Revolucionaria el pasado 22 de febrero en las provincias de Sistán y Baluchistán, cerca de la frontera de Pakistán.

Los sucesos estuvieron precedidos de dos días de enfrentamientos después de que la Guardia Revolucionaria cortase el acceso por carretera a la ciudad de Saraván.

Tras las muertes, las protestas se expandieron a varias ciudades donde este cuerpo de seguridad volvió a disparar con fuego real a los manifestantes causando al menos dos víctimas mortales más y varias docenas de "heridos graves", según el portavoz de Naciones Unidas.

Asimismo, las autoridades locales confirmaron el fallecimiento de un agente de Policía durante las protestas en la ciudad de Korin.