Publicado 12/01/2021 18:48CET

Irán.- Pompeo acusa a Irán de ser la "nueva base" de Al Qaeda y anuncia sanciones contra sus principales líderes

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.
El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. - Ron Przysucha/US Department of S / DPA - Archivo

EEUU confirma que el número dos del grupo terrorista murió en agosto en Teherán

MADRID, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, ha acusado este martes a Irán de ser la "nueva base principal" de la organización terrorista Al Qaeda y ha anunciado la imposición de sanciones contra sus principales líderes en territorio iraní.

En un comunicado del Departamento de Estado, Pompeo ha calificado al grupo como "la red de terroristas que más sangre de estadounidenses tiene en sus manos" y ha recalcado que para la organización, "Irán es su nueva base".

"Teherán es un santuario para los líderes de grupos terroristas a medida que estos planean sus atentados contra Estados Unidos o nuestros aliados", ha alertado el jefe de la diplomacia estadounidense.

En sus últimos días en el cargo, Pompeo ha indicado que "desde 2015, Irán ha permitido a los líderes de Al Qaeda comunicarse libremente con otros miembros y llevar a cabo operaciones que antes eran realizadas desde Afganistán y Pakistán", lo que incluiría diversos aspectos como la difusión de propaganda o la obtención de financiación.

"En 2016 el Departamento del Tesoro identificó y sancionó a tres comandantes de Al Qaeda que residían en Irán y manifestó que Teherán había permitido abiertamente que estos terroristas, incluidos algunos miembros vinculados al 11S, transitaran su territorio de camino a Afganistán", recoge el texto.

Así, Pompeo ha advertido de que el grupo supone una "gran amenaza" para la seguridad de "diversas naciones, entre ellas Estados Unidos" y que, por ende, la Administración del presidente saliente, Donald Trump, "está tomando medidas".

IMPOSICIÓN DE SANCIONES

En este sentido, las autoridades estadounidenses han anunciado la imposición de sanciones contra varios líderes del grupo en Irán. Entre ellos se encuentran Muhamad Abatay (también conocido como Abdú al Rahmán al Maghrebi) y Yusuf Hasán al Arif, además de Ismail Fuad Rasul Ahmed, Fuad Ahmad Nuri Alí al Shaján y Niamat Hama Rahim Hama Sharif. Estos tres últimos serían los comandantes de varios "batallones kurdos" de Al Qaeda cuyas operaciones estarían centradas en la frontera entre Irán e Irak.

Además, el secretario de Estado ha matizado que "como resultado de estas designaciones, la población estadounidense tendrá prohibido realizar transacciones con estos individuos", cuyos bienes y activos "bajo jurisdicción estadounidense" han sido "bloqueados".

La Administración Trump ha anunciado que, de esta forma, será considerado delito "cualquier tipo de intento de proveer o conspirar para proveer ayuda o material de apoyo, así como recursos, a Al Qaeda".

Por otra parte, el Departamento de Estado ha informado de que existe una recompensa de 7 millones de dólares (5,7 millones de euros) a cambio de información que lleve a la identificación o localización de Abd al Rahman al Maghrebi, considerado uno de los "principales líderes" del grupo terrorista en Irán.

Asimismo, las autoridades del país norteamericano han llamado a "todas las naciones" a centrar la atención en la "naturaleza de la relación entre Irán y Al Qaeda" y tomar las medidas necesarias "por el bien del mundo libre".

El ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, ha tildado de "ficticias" las declaraciones de Pompeo sobre Al Qaeda y ha acusado a Pompeo, al que se ha referido como "señor Mentimos, Engañamos, Robamos", de acabar de forma "desastrosa" y con "mentiras" su carrera al frente del Departamento de Estado.

En su cuenta de Twitter, el ministro iraní ha aseverado que "nadie se deja engañar" y ha recalcado que "todos los terroristas que participaron en el 11S "procedían de los destinos favoritos de Pompeo en Oriente Próximo, ninguno de Irán".

EEUU CONFIRMA QUE EL NÚMERO DOS DE AL QAEDA MURIÓ EN AGOSTO

Pompeo ha confirmado este mismo martes que el fuera el número dos de Al Qaeda, Abdulá Ahmed Abdulá, más conocido como Abú Mohamad Al Masri, murió a tiros el pasado agosto en la capital iraní, Teherán.

Si bien no ha matizado quién fue el responsable de su asesinato, el diario 'The New York Times' señaló en noviembre que su muerte se habría producido a consecuencia de una operación desarrollada por agentes israelíes bajo encargo de Estados Unidos.

Según las fuentes consultadas por el citado periódico, junto a Al Masri murió su hija Miriam, a su vez viuda de Hamza bin Laden, el hijo del fallecido líder de Al Qaeda Usama bin Laden. Ambos fallecieron por los disparos efectuados por dos operativos desde una moto.

La operación tuvo lugar concretamente el pasado 7 de agosto, fecha que coincide con el aniversario de los ataques a las embajadas estadounidenses de Kenia y Tanzania de 1998 en los que se cree que Al Masri participó.

Las fuentes de Inteligencia indicaron que Al Masri llevaba "bajo la custodia" de Irán desde 2003, pero que había estado viviendo libremente en el barrio de Pasdarán, en la capital iraní, durante los últimos cinco años, muy posiblemente bajo la identidad de Habib Daud, un profesor de historia libanés. Su hija también habría recibido una nueva identidad con el nombre de Miryam, libanesa de 27 años.