Publicado 02/05/2021 15:06CET

Irán.- Raab afirma que el trato de Irán a la británico-iraní Nazanin Zaghari-Ratcliffe "equivale a la tortura"

Archivo - 08 March 2021, United Kingdom, London: Richard Ratcliffe (R), the husband of Nazanin Zaghari-Ratcliffe and his daughter Gabriella take part in a protest outside the Iranian Embassy in London. Zaghari-Ratcliffe has completed a near five-year sent
Archivo - 08 March 2021, United Kingdom, London: Richard Ratcliffe (R), the husband of Nazanin Zaghari-Ratcliffe and his daughter Gabriella take part in a protest outside the Iranian Embassy in London. Zaghari-Ratcliffe has completed a near five-year sent - Ian West/PA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 2 May. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Reino Unido, Dominic Raab, ha afirmado este domingo que el trato de Irán a la británico-iraní Nazanin Zaghari-Ratcliffe, condenada a un año de prisión por propaganda contra las autoridades, "equivale a la tortura".

"Creo que está siendo tratada de la manera más abusiva. Creo que equivale a torturar la forma en la que la tratan", ha criticado Raab en declaraciones concedidas a la BBC, destacando que "está retenida ilegalmente".

A juicio de Raab, Zaghari-Ratcliffe está siendo usada por Teherán "en un juego del gato y el ratón" para obtener ventajas diplomáticas por parte de Londres y, en este sentido, ha señalado que Irán tiene la "obligación" de liberarla "inmediatamente y sin condiciones".

Según el abogado de Zaghari-Ratcliffe, la mujer ha sido condenada por participar en una manifestación en Londres hace doce años y dar una entrevista a la BBC. Además de la prisión, se le ha impuesto la prohibición de abandonar el país durante un año.

Zaghari-Ratcliffe fue puesta en libertad en marzo en Irán tras cumplirse los cinco años en prisión a los que fue condenada por cargos de conspiración y espionaje, si bien estaba a la espera de la sentencia en este nuevo proceso judicial contra ella.

La mujer, de 42 años y colaboradora de la Thomson Reuters Foundation, fue detenida en el aeropuerto de Teherán en 2016 cuando se disponía a embarcar rumbo a Reino Unido junto a su hija tras una visita a su familia en Teherán. Después de un juicio cuestionado por las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos, fue condenada a cinco años de cárcel.

Zaghari-Ratcliffe fue excarcelada en primavera de 2020 debido al riesgo de coronavirus por una decisión del líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, pero ha seguido bajo arresto domiciliario en casa de sus padres en Teherán. El Gobierno británico ha pedido reiteradamente su liberación y considera que su encarcelamiento es "arbitrario" y una "represalia diplomática".

Contador